CIRCO POLÍTICO

Ojo de Agua: mi barrio mágico

BARRIO MÁGICO

Me llena de orgullo y emoción saber que el barrio del Ojo de Agua, donde nacieron y vivieron mis abuelos y donde mi padre, Armando Saucedo López creció, ha sido reconocido como «Barrio Mágico». Este barrio al sur de Saltillo, Coahuila, guarda una parte fundamental de mi historia familiar y de mis recuerdos más queridos.

Todavía tengo primos viviendo en el Ojo de Agua y cada vez que lo visito, me embarga la nostalgia. Recuerdo con cariño las festividades del santo patrono del barrio, que se celebran la segunda semana de septiembre en la capilla, origen de nuestro Saltillo, es ver el pequeño salto de agua, que es bendecida por los párrocos. Estos eventos llenaban de alegría y color nuestras vidas. La danza del Ojo de Agua, que se celebra desde 1840 para honrar al Cristo del lugar, siempre ha sido un momento especial. Uno de los mayores exponentes de esta danza fue Francisco Gámez, conocido cariñosamente como “Pancho La Gallina”.

Otro personaje que siempre destacaba en las festividades era el Viejo de la Danza de los matachines. Con su traje de harapos, diferente al del resto de los danzantes, lideraba las danzas y aportaba un toque de misterio y tradición. Uno de mis recuerdos favoritos es la procesión de la cera, una columna de fieles cargando velas montadas en madera, mostrando su devoción y fe. Además, a esta celebración acuden innumerables grupos de matachines de todas partes de Coahuila y municipios cercanos, llenando el ambiente de música y danza.

El reconocimiento como «Barrio Mágico» no solo destaca la riqueza cultural y la historia de Ojo de Agua, sino que también es un homenaje a todas las personas que, como mis abuelos, o mi familia Saucedo López, han sido parte fundamental de este lugar tan especial.

 

REUNIÓN HISTÓRICA EN SALTILLO

El pasado viernes Saltillo fue el escenario de una cumbre histórica, la Reunión Regional Noreste de Seguridad Pública, donde los gobernadores de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila se reunieron con un propósito claro: enfrentar juntos el desafío de la inseguridad y fomentar el desarrollo económico en el noreste de México. Américo Villarreal Anaya, Samuel García y Manolo Jiménez, representantes de MORENA, MC y PRI respectivamente, decidieron dejar de lado sus diferencias políticas para unir esfuerzos en pro del bienestar común.

Manolo Jiménez, como gobernador anfitrión, subrayó la urgencia y la importancia de esta colaboración intergubernamental. «La seguridad no debe politizarse», afirmó Jiménez al confirmar la asistencia de sus homólogos. «Es un tema que nos compete a todos y que requiere soluciones inmediatas. Se buscarán estrategias regionales que puedan implementarse para seguir con el blindaje de las fronteras entre entidades, a través de un trabajo coordinado.

Este evento destaca no solo por la presencia de los mandatarios estatales, sino también por la participación de los comandantes de las tres regiones militares, la Marina, la Guardia Nacional y los gabinetes de seguridad de los tres estados. Esta amplia convocatoria refleja la seriedad y el compromiso con el que se aborda la problemática de la inseguridad en la región.

El encuentro busca más que solo discutir avances en seguridad. Se trata de sincronizar agendas y establecer un plan de acción conjunto que garantice la paz y la estabilidad en la región. La colaboración entre estos tres estados es crucial para fortalecer la confianza de los ciudadanos y de los inversionistas, tanto locales como internacionales.

El general de División, Alberto Ibarra Flores, comandante de la XI Región Militar, subrayó la importancia estratégica de los estados del norte: «Los estados fronterizos del norte se constituyen como un baluarte de la economía, debido a los 3 mil152 kilómetros de frontera que compartimos con el país vecino del norte”. Ibarra Flores también enfatizó que tanto el Ejército Mexicano como la Guardia Nacional tienen metas compartidas con las dependencias de Seguridad Pública estatales y se suman para llegar a acuerdos de seguridad nacional.

Los beneficios de esta alianza no se limitan a la seguridad. Al garantizar un entorno seguro, se fomenta la inversión y el desarrollo económico, lo que a su vez genera empleo y mejora la calidad de vida de los habitantes de estos estados. Esta reunión en Saltillo es un paso firme hacia un futuro más seguro y próspero para todos.

 

“Esperemos a que se termine el circo, para verle la cara a los payasos”