Search
lunes 11 diciembre 2017
  • :
  • :

 Lentes de autoservicio pueden dañar la visión: IMSS

 

FOTO: PIXABAY

El IMSS recomienda realizarse examen anual de la vista a partir de los 40 años de edad

La compra de lentes graduados en tiendas de autoservicio, tianguis o puestos en vía pública, sin la adecuada prescripción de un especialista, puede ser perjudicial para la salud, alerta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La oftalmóloga del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, María Goretti Vargas, explica que después de los 40 años de edad, algunas personas pueden presentar inicio de presbicia, conocida también como vista cansada, razón por la que deciden recurrir a los anteojos que se ponen a la venta en comercios, en lugar de acudir a revisión médica.

Este padecimiento es causado por una pérdida gradual de la flexibilidad del cristalino (segmento transparente situado atrás del iris del ojo), que impide enfocar adecuadamente los objetos que se encuentran cerca.

Es muy común encontrar en tiendas una gran variedad de gafas para lectura y adquirirlos sin receta médica, sin embargo, éstos pueden tener una graduación no adecuada para quien los usa y provocar dolor de cabeza, fatiga ocular y ojos llorosos.

Goretti Vargas hace énfasis en la importancia de acudir con el oftalmólogo, único especialista calificado para detectar enfermedades como el glaucoma, catarata, presbicia y algunos otros padecimientos de la vista.

Existe una gran cantidad de personas que acuden a los establecimientos de autoservicio y simplemente se miden los lentes para ver con cual leen mejor, o peor aún, se guían no por los más útiles, sino por los más bonitos, comenta la experta.

En el caso de quienes ya los utilizan, la doctora recomienda revisar la graduación cuando menos cada dos años, con el objetivo de verificar que no haya modificaciones en la misma.

Agrega que los 40 años de edad es una etapa fundamental en la que hombres y mujeres, deben acudir a realizarse un revisión oftalmológica, y a partir de entonces programar un chequeo anual, máxime si tienen el antecedente de usar lentes. (EL HERALDO)