Search
jueves 14 diciembre 2017
  • :
  • :

Analiza Cinvestav Saltillo efectos positivos y negativos de las nanopartículas liberadas al medio ambiente

 

Estudios indican que esos materiales en plantas no representan una fuente de contaminación, pero en los microorganismos de suelo y lombrices sí tienen efectos dañinos

En la actualidad se producen miles de toneladas de nanopartículas de plata, óxido de zinc, titanio o hierro usadas para diferentes fines, pero una vez que son empleadas se liberan al ambiente generando efectos poco estudiados en plantas y organismos del suelo.

Ante este panorama, investigadores del Cinvestav Unidad Saltillo, encabezados por Fabián Fernández Luqueño han identificado efectos significativos de las nanopartículas en la población microbiana, medida como unidades formadoras de colonias del suelo, principalmente de hongos, bacterias y actinomicetos.

Los investigadores han estudiado 16 cultivos a nivel de cámara de geminación y de crecimiento, pero trabajaron especialmente con maíz, frijol, girasol y betabel que han llevados hasta la madurez comercial, es decir cuando se cosechan, exponiéndolos a diversos tipos de nanopartículas para analizar su comportamiento.

“Encontramos que las nanopartículas tienen efectos en los cultivos desde su proceso de germinación, después la emergencia y finalmente en la formación de la planta; en los análisis se observó una reacción favorable porque ante nanopartículas de óxido de titanio la planta mejora su absorción de agua y su crecimiento, antes de la etapa de floración”, explicó el investigador.

En el caso del frijol también se vio que hay un efecto significativo en la actividad fotosintética del cultivo; en ciertas etapas del desarrollo de las plantas las nanopartículas tienen un papel positivo, “hasta cierto punto es una ventaja, porque no representan un contaminante”, sostuvo Fernández Luqueño.

Los análisis en las comunidades microbianas del suelo ante la presencia de nanopartículas, mostraron un efecto negativo significativo; desde un punto de vista estadístico las primeras observaciones indican una reducción del 20 por ciento de estas comunidades microbianas, pero los estudios continúan para saber exactamente cuál es la afectación en términos de abundancia y diversidad de microorganismos del suelo.

Los investigadores también han estudiado el efecto de las nanopartículas en lombrices del suelo, donde observaron una afectación a estos organismos y los procesos de vermicomposteo que realizan, su actividad principal y de gran impacto ecológico para la degradación de los materiales orgánicos presentes en el suelo; asimismo estudian cómo se afecta su tracto digestivo.

“Las plantas y lombrices ya están entrado en contacto con nuevos materiales nanotecnológicos con los que nunca habían interaccionado y ya tenemos algunos análisis de los efectos que se generan, peros sólo se han hecho estudios de las nanopartículas más empleadas”, sostuvo Fernández Luqueño.

En general hay poca investigación sobre los efectos de la nanotecnología liberada al medio ambiente, hay muchos artículos que hablan de proceso de síntesis, caracterización y de usos posibles, pero pocos se refieren a sus efectos en el medio ambiente o en el ser humano. En la bibliografía ya se indican algunos efectos de la nanotecnología en el ser humano, pero de alguna manera todavía los suponen, no tienen las evidencias suficientes, sin embargo ya se menciona en revistas científicas importantes.

De acuerdo con el investigador se debe decir sí a la nanotecnología pues no se trata de descalificarla, tiene propiedades muy importantes y es un área relevante con un gran potencial tecnológico, pero también es necesario considerar el tema ambiental y de salud pública.

A la nanotecnología se le están encontrando muchos beneficios, pero pocas veces se analizan sus posibles efectos negativos. A veces los investigadores se dejan llevar por la moda, pero la historia ofrece ejemplos de productos supuestamente evaluados, patentados y autorizados para su uso, pero tiempo después mostraron ser contaminantes, como el DDT, el asbesto y una gran cantidad de medicamentos, esto también podría suceder con las nanopartículas.

“Frecuentemente le digo a mis colegas y estudiantes que en sus artículos o tesis deberían incluir un apartado para exponer ventajas, desventajas y daños al medio ambiente o a la salud del uso de las nanopartículas, aunque sea mediante referencias bibliográficas, y así cerrar el círculo de todo lo que representa la nanotecnología”, aseguró Fabián Fernández Luqueño. (CINVESTAV)