Search
miércoles 22 noviembre 2017
  • :
  • :

BRECHA DE GÉNERO

 SALUD, EDUCACIÓN, ECONOMÍA Y POLÍTICA

 IVÁN NÁJERA

La semana pasada se publicó el Informe Global de Brecha de Género destacando que 2017 pasará a la historia como uno de los peores años en igualdad de género. En 2016 se pronosticaba que al mundo le tomaría 83 años cerrar la brecha de género y como si fuera poco, ahora se espera que nos lleve otros 17 años más, un enorme retroceso. Aún peor es la brecha económica, pues esta desaparecerá hasta 2223, un dato como de película de ciencia ficción pero que significa que la economía mundial lleva muchos años sin crear oportunidades iguales para todos y sin crecer como debería hacerlo.

El Informe Global de Brecha de Género es elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y evalúa a 144 países en su progreso hacia la paridad de género en cuatro dimensiones temáticas; salud, educación, política y economía. De los países analizados, los primeros sitios son ocupados por Islandia, Noruega, Finlandia, Ruanda, Suecia y un latinoamericano, Nicaragua. Por el contrario, en los últimos lugares se encuentra Yemen, Pakistán y Siria.

Es alarmante que en pleno siglo XXI, donde las mujeres representan el 50% de la población mundial, ningún país ha cerrado completamente la brecha de género, y la economía global se está privando de 28 trillones de dólares que sumaría la igualdad en el trabajo para el año 2025, según el informe elaborado por McKinsey Global Institute.

En el ranking del Foro Económico Mundial, Islandia es el país que más se acerca a la paridad de género en el mundo: en 2006 ocupaban el lugar 4 y en esta edición se consolida como el país mejor calificado. México tuvo una tendencia diferente y pasa del lugar 75 en 2006 al 81 en 2017. Uno de los rubros que, en mi opinión, han contribuido a aumentar esta diferencia es el tema de los salarios; mientras que en el país nórdico si existe una ley que obliga a la igualdad de pagos entre géneros, en nuestro país ese tema no está siquiera en la agenda legislativa, tan sólo en la política y en los interminables discursos de género. Mientras no exista voluntad de parte de toda la sociedad, del sector privado y del gobierno, los avances podrían continuar con esta tendencia a la baja en los próximos años.

En salud y educación hemos tenido avances significativos, incluso nos colocamos por encima de Islandia, sin embargo los temas pendientes se encuentran en las oportunidades económicas y el empoderamiento político de las mujeres.

No se puede hablar de género sin hablar de economía. La OCDE calcula que reducir en 50% la brecha de género, lo que podría pasar hasta 2040, representaría un aumento anual de 0.2% en el crecimiento del PIB y a la par de ello disminuiría el nivel de pobreza, que también afecta con mayor intensidad a las mujeres.

Es una brecha que el mundo no puede permitirse ignorar.

 

Ivan_najera15@hotmail.com

 

Facebook.com/ivannajeraaguero