Search
viernes 17 noviembre 2017
  • :
  • :

VISIONES

ARCELIA AYUP SILVETI

VISIONES

Dice mi maestro Damián Comas que escribir es un acto absoluto de generosidad. Que los escritores latinoamericanos no vivimos de hacer literatura, ni siquiera el propio Nobel Mario Vargas Llosa, vive de eso. Ninguno de mis amigos escritores de hecho está exentos de tener un trabajo. Todos tienen empleo independiente de la pluma, aunque casi todos están de alguna manera relacionados con las letras, el arte y la cultura.

Con mi reciente libro de cuentos “Escondrijos de Luna,” comprobé lo que afirmaban mis profesores de la maestría: tus lectores descubrirán elementos en tus historias, entrelíneas que ni siquiera tú mismo generaste de manera consciente. Esa idea me persiguió desde que la escuché por vez primera. Me costó mucho trabajo pensar que fuese real, pero hoy sé que sí lo es.

Con gran asombro recibí los primeros comentarios de amigos cercanos a quienes les compartí la primicia de algunos cuentos. De entrada, les causó conmoción ver temas fuertes en las historias: homosexualidad, sueños rotos, vejaciones, muerte, suicidio o VIH, entre otros. Me dijeron que esperaban cuentos de princesas, de temáticas rosas con finales felices, similar a lo que habían leído con antelación bajo mi firma.

En mi favor, argumenté que la pluma madura con el autor y que es importante mostrar la vida cruenta como un grito de desacuerdo por la sociedad actual, por un mundo sangrante que pide auxilio por la reconstrucción del tejido social. Pienso también, que por desgracia, la vida misma es más cruel que cualquiera de las historias que presento.

Comparto algunos comentarios sobre mi texto. Juan Antonio Rosado: “…somos testigos del despertar o del estallido de una sexualidad teñida de violencia y frustración.” Por su parte, Ana Luisa Alberro, escribió: “Gracias Arcelia por hablar por los que han sufrido grandes asperezas en la vida. Oír de tus personajes nos ayuda a todos.” Y Zyanya Sánchez, me compartió: “…Tú levantas el ánimo después de todo con estas historias, y en especial el mío.” Gracias, por compartir esa visión no imaginada al momento de escribir.
biznagaas@hotmail.com