Search
miércoles 22 noviembre 2017
  • :
  • :

Senador de Coahuila pagó a ex integrante de los Zetas para intrigar en contra de Humberto Moreira

Esposa de Rodrigo Humberto Uribe Tapia acusa a Luís Fernando Salazar

Rodrigo Humberto Uribe Tapia, ex integrante del cártel de los Zetas, y cuyos testimonios en una corte de San Antonio, Texas, sirvieron como base para la elaboración del informe “Control…sobre todo el estado de Coahuila”, recibió dinero de parte del Senador del PAN, Luís Fernando Salazar, para intrigar en contra de Humberto Moreira, al cual acusó de haber recibido sobornos de parte de los Zetas.

Lo anterior se desprende de una serie de publicaciones que Alexis Guajardo, esposa de Uribe Tapia, realizó en redes sociales, y de las cuales El Heraldo tiene una copia, en las que señala que en la oficina de la DEA en San Antonio hay mucha corrupción, y que, aun siendo ella ciudadana americana,  los funcionarios de esa corporación han preferido proteger a Uribe Tapia, al cual califica de ladrón, secuestrador, torturador y asesino.

Además, Guajardo asegura que el Fiscal General ha utilizado los servicios de Uribe Tapia como testigo protegido, pidiéndole mentir ante un jurado en al menos un casa del cual ella tiene conocimiento.

Con este testimonio, queda claro que la información contenida en el informe “Control…sobre todo el estado de Coahuila” está basada en información manipulada, y que incluso existió la participación del senador Luís Fernando Salazar, a quien se le reconoce como enemigo jurado de Humberto Moreira.

El texto publicado por Alexis Guajardo es el siguiente:

“Hay mucha corrupción en la DEA en San Antonio Tx, Donald Trump, tus oficiales Joe Quintero, Jeremy Fernandez y el fiscal Russel Leachman han estado protegiendo a un inmigrante, es un ladrón, un secuestrador, torturador y asesino. Lo protegen incluso bajo ley como cuando el abusó de mí y me maltrato (su esposa) mentalmente y sexualmente, también fue muy violento con mis niños, especialmente con mi hija de mi primer matrimonio a quien tocó en medio de la noche y ella solo tenía 11 años. La DEA le dio solo un año de libertad condicional. El nunca tocó la cárcel cuando fue arrestado. Los agentes de la DEA solo llenaron papeles y lo dejaron ir. El fiscal Russel Leachman pagó todos sus recibos, un lujoso departamento y la manutención de los niños. Le dijeron que mintiera en un caso como testigo frente al jurado en el caso de un miembro de un cártel de México que él ni siquiera conocía. El participo para los dos lados, la DEA y el Gobierno mexicano.

El vendió la información de la organización criminal a la que pertenecía y el también obtuvo dinero de políticos como Luis Fernando Salazar, para intrigar en contra de (Humberto) Moreira. Tuvimos que huir del país por los Zetas porque él estaba haciendo mal uso de su dinero y él era el operador financiero de la mencionada organización. Él también recibió dinero de México por información de la DEA incluyendo nombres de oficiales, números telefónicos y cualquier información del gobierno. El no cumple con la manutención infantil y no ha sido arrestado porque está protegido por el Gobierno de San Antonio, el oficial Joe Quintero me dijo en mi cara que él le estuvo mandando los cheques de la manutención de los niños, así que incluso la DEA paga por sus obligaciones al “Attorney General´s office” (oficina del  Fiscal General).

Yo soy una buena ciudadana americana y el solo es un inmigrante, aun así recibe dinero y mayores beneficios de mi gobierno y parece que es intocable por cada cosa que ha hecho a mí, mis hijos y mi familia.

Días antes de que un video se publicara en internet y estuviera en manos del ex gobernador Moreira, la DEA entro en mi casa sin una orden, señalando que tenían que asegurarse que nadie me tuviera de rehén y les dije que nadie estaba aquí 3 veces y ellos dijeron que necesitaban venir y me llevaron afuera al pavimento caliente descalza cuando fue una trampa para acceder a mi celular y falsamente me acusaron que estuve enviando amenazas por el celular a mis hijos. Dejaron la alfombra de mi casa toda sucia y tuve que pagar por lavarla porque había alrededor de 15 oficiales civiles de la DEA viendo mi departamento. Tomaron mi celular sin una orden y me dejaron sin protección porque dijeron que yo era la amenaza. Entonces tuve que dejar a mis 4 hijos por su cuenta e incluso tuve que tener un psicólogo por el miedo y la ansiedad y estar encerrada, así que también tengo problemas médicos, recibos médicos que fueron causados por la DEA solo porque ellos creen más en un inmigrante criminal que en mí que soy una ciudadana americana y víctima de todo su crimen, como perdiendo mi patrimonio en México estando en la clase media a no tener nada, ni carro porque él lo vendió y nos dejó en la calle y por nuestro pie en 35 años de patrimonio construido por el esfuerzo de mis padres el trabajo destruido por los Z´s  porque Rodrigo O, nosotros perdimos hasta nuestro prestigio, ofreciendo salvar a un criminal de ser asesinado porque el mintió sobre sus nexos con la organización criminal cuando se casó conmigo.

Ahora él trabaja como un informante y ha puesto a mucha gente en la cárcel que fue amigo de él. Ha traicionado a todo mundo. También el Oficial Wally y la Oficial Catherine vinieron a mi casa y me ofrecieron convertirme en testigo protegido que nunca fue aproado.

Entonces me pregunto DEA de San Antonio y Trump si ellos realmente aplicaron las palabras de libertad y justicia para todos porque en todos los casos yo no he recibido justicia para nada. Solo corrupción”. (EL HERALDO)