Search
viernes 17 noviembre 2017
  • :
  • :

ACONTECER

POR RELATOR 

NO SE HAGAN BOLAS

 Tanto y en tantas ocasiones ha mencionado GUILLERMO ANAYA el artículo 41 constitucional, con el cual supuestamente se van a anular las elecciones de gobernador en Coahuila, que valdría la pena darle primero una analizada a fondo, para ver qué es lo que en realidad éste dice.

 En su fracción VI, el artículo 41 dice: La ley establecerá el sistema de nulidades de las elecciones federales o locales por violaciones graves, dolosas y determinantes en los siguientes casos: a) Se exceda el gasto de campaña en un cinco por ciento del monto total autorizado; b) Se compre o adquiera cobertura informativa o tiempos en radio y televisión, fuera de los supuestos previstos en la ley; c) Se reciban o utilicen recursos de procedencia ilícita o recursos públicos en las campañas. Dichas violaciones deberán acreditarse de manera objetiva y material. Se presumirá que las violaciones son determinantes cuando la diferencia entre la votación obtenida entre el primero y el segundo lugar sea menor al cinco por ciento. En caso de nulidad de la elección, se convocará a una elección extraordinaria, en la que no podrá participar la persona sancionada.

ESA ES LA CLAVE

Ahí está el meollo del asunto. Primero, porque para que se anule una elección, se tienen que cumplir tres supuestos: que las violaciones sean graves, dolosas y determinantes. La y marca la diferencia. Se tienen que cumplir los tres supuestos, no solo uno de ellos. En este caso, si se daría la determinancia, pero en cuanto a la gravedad y el dolo, eso está por verse.

Segundo, porque la propia Constitución dice que, en caso de nulidad, en la elección extraordinaria no participaría la persona sancionada. En este caso, Memo Anaya trae un rebase del 8.7%, y MIGUEL RIQUELME del 9.23%. La diferencia entre ambos es de apenas 92 mil pesos. En el muy improbable caso de que la elección se anulara, ninguno de los dos podría participar en la extraordinaria. Pero, más aún, ¿92 mil pesos de diferencia serían suficientes para haber logrado casi 30 mil votos de ventaja con los que el candidato del PRI ganó la elección? Luego entonces, el rebase ni siquiera sería determinante, menos aún grave o doloso.

EN MANOS DEL TRIFE

Al Tribunal Electoral, dada la premura del tiempo para resolver todo este asunto, no le va a quedar otra opción más que acumular este nuevo asunto a las impugnaciones que los integrantes del Frente Digno interpusieron en contra de la resolución que hace algunos días emitió el Tribunal Estatal, en la cual desechó todas las quejas presentadas por los candidatos que resultaron perdedores en la contienda.

Es decir, lo que se espera es que entre el 15 y el 25 de noviembre la Sala Superior del Tribunal resuelva este asunto ya de forma definitiva, tanto las impugnaciones que se han presentado, como el tema del supuesto rebase de Riquelme y de Anaya. Todo en una sola sesión, que será absolutamente definitiva, y cuya resolución ya no podrá ser impugnada por ninguna de las partes.

RELEVOS EN PUERTA

En el sistema judicial de Coahuila se asegura que una de las dos plazas vacantes como Magistrado del Tribunal Superior, estaría destinada para CÉSAR SAUCEDO, quien hasta hace poco se desempeñó como titular del Juzgado Segundo de la sala civil en Saltillo; y que actualmente funge como Magistrado Unitario en Piedras Negras.

La otra vacante, para cubrir los espacios de GREGORIO PÉREZ MATA y MARTHA AGUILAR DURÓN, como ya lo adelantamos, está destinada para un destacado abogado de Saltillo, quien ha desempeñado diversos cargos de primera responsabilidad en el gobierno del estado.

Faltan por definirse además las dos vacantes de magistrados laborales, sin embargo, hasta dónde se sabe, también para éstas ya hay dos personas seleccionadas, uno de ellos proveniente de Torreón.

paco1533@prodigy.net.mx