Search
martes 21 noviembre 2017
  • :
  • :

EN EL TINTERO

JESSICA ROSALES 

Ser congruentes 

El pasado 3 de mayo el líder estatal del PAN, Bernardo González Morales, acudió acompañado de la entonces candidata a la alcaldía de Saltillo, Esther Quintana Salinas, al Instituto Electoral Local para de denunciar al rector de la Universidad Autónoma de Coahuila por presuntamente incurrir en coacción al voto.

Tras una serie de fotografías difundidas en redes sociales de Blas Flores Dávila en compañía de militantes del PRI, Quintana Salinas dijo en entrevista que aun cuando se hizo fuera de su horario de trabajo este personaje no podía asistir a eventos partidistas por fungir las 24 horas como rector de la Máxima Casa de Estudios.

Hace algunos días criticamos la presencia de regidores y funcionarios del Ayuntamiento de Saltillo en un evento partidista, muchos de ellos dentro del horario laboral. ¿No tendrían que predicar con el ejemplo? ¿Y la congruencia entre lo que hacen y lo que critican?

Si bien la primera dama, Lourdes Naranjo de López, tiene un puesto honorario, no así los escoltas y vehículos que le son proporcionados a costa del erario público. Tampoco hay justificación para los funcionarios municipales que sí reciben un sueldo quincenal como Marisol Castañeda encargada del programa contra el bullying del DIF Saltillo.

El caso de la síndico Laura Herrera Guajardo, las regidoras Juana María Calvillo y Nora García, si bien no es un asunto legal -pues el reglamento municipal no las obliga a estar presentes en sus oficinas la jornada de 8 horas como cualquier otro trabajador-, tendrían que atender a la moral y la congruencia, luego de que su propio partido político ha señalado asuntos de este tipo.

Tras la columna En el tintero en donde hicimos referencia de esto, una regidora nos indicó que no acudieron a un evento partidista sino ciudadano convocado por Coahuila Digno, hay que precisar que ese movimiento lo encabeza el panista Guillermo Anaya Llamas y la invitación llego directamente del organismo político, por lo tanto si es un evento partidista, sin mencionar que las regidoras son militantes del PAN.

Sin embargo, me permito reconocer la congruencia y honestidad de una regidora en particular del PAN, de Nora García Astiazarán, quien pese a aclarar que su obligación legal de acuerdo al Código Municipal es sólo la de asistir a las sesiones de Cabildo y de Comisión, nos compartió el documento mediante el cual decidió solicitar ese día a cuenta de vacaciones para evitar suspicacias.

Este es el ejemplo que debieron seguir regidoras y funcionarias municipales, pues insisto, es un acto de congruencia y moral que deben ejercer los políticos de cualquier partido, y que siempre agradeceremos como ciudadanos.