Search
martes 12 diciembre 2017
  • :
  • :

Un millón de civiles iraquí desplazados durante la batalla por Mosul en una de las mayores evacuaciones administradas en la historia, alerta ONU

 

A un año del comienzo de la batalla por Mosul, cientos de miles de civiles iraquí necesitan ayuda, reporta la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en un informe publicado el 12 de octubre de 2017.

Un año después del inicio de la campaña militar de las Fuerzas militares de Irak para recuperar a Mosul del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), 673,000 musulmanes siguen siendo desplazados de sus hogares; 274,000 viven en 18 campamentos y sitios de emergencia alrededor de la ciudad; 400,000 se quedan con la familia, amigos o en un alojamiento alquilado.

Durante la batalla de nueve meses, un millón de civiles fueron evacuados de Mosul por las Fuerzas de Seguridad iraquíes en una de las mayores evacuaciones administradas en la historia reciente. “El número de personas que huyeron excedió incluso nuestras proyecciones de peor escenario”, dijo Lise Grande, Coordinadora Humanitaria de la ONU en Irak.

“Temíamos que unos 700,000 civiles pudieran huir. El número real era mucho, mucho más alto”.

“Asegurar que la gente pueda regresar de manera voluntaria y segura a sus hogares es una responsabilidad colectiva”, dijo Grande.

Del millón de civiles que huyeron de la ciudad, 327,000 han regresado a sus hogares; 184.000 personas al este de Mosul y 143,000 al oeste.

“Mosul oriental y occidental no podía ser más diferente. Noventa y siete por ciento de la población ha regresado a sus hogares en el este de Mosul. La gente está reconstruyendo sus vidas allí. Los niños están en la escuela, los servicios se están restableciendo y las empresas están abiertas”, dijo la Coordinadora Humanitaria.

“Las condiciones en el oeste de Mosul son muy difíciles. Grandes partes de la ciudad están destruidas”, insistió Grande. “Las familias están preocupadas por las trampas, la seguridad y los servicios”.

La operación humanitaria de Mosul es una de las más grandes de la región. Los ministerios y departamentos gubernamentales han trabajado durante meses para proporcionar asistencia directa a las familias que huyen de la ciudad. Los socios humanitarios han apoyado este esfuerzo, llegando a 2 millones de civiles, incluyendo miles de familias que se quedaron en sus hogares.

Más de 3,3 millones de cajas de emergencia con alimentos, agua y artículos de higiene han sido distribuidas por los socios.

Dos millones de personas se han beneficiado de los servicios de agua y saneamiento. Un cuarto de millón de mujeres, niñas, niños y hombres altamente traumatizados se han beneficiado del apoyo psicosocial. Más de 1,5 millones de personas han recibido atención médica; 20,000 personas con lesiones traumáticas se han estabilizado en o cerca de la línea de frente antes de ser transferidos a hospitales cercanos para el tratamiento de emergencia.

“Incluso ahora, tres meses después de que los combates se hayan detenido, los humanitarios están prestando asistencia a los cientos de miles de personas que todavía están desplazadas y a los cientos de miles que se quedaron en sus hogares o que han regresado a ellos”, declaró Grande.

“Queremos que la emergencia termine”, dijo Grande. “Pero mientras las personas altamente vulnerables necesiten nuestra ayuda, estaremos aquí”.

El Plan de Respuesta Humanitaria de 2017 solo está financiado en un 57 por ciento. (CINU)