Search
miércoles 13 diciembre 2017
  • :
  • :

PERSONAS DE GRANDES RETOS

CÉSAR MACIAS ALDAMA

A don Francisco de la Peña Dávila y su legado

Escribió Louis-Antoine Caraccioli  no hay nada más admirable y heroico, que sacar valor del seno mismo de las desgracias, y revivir con cada golpe que debiera darnos muerte. Y es que es muy bonito ver hombres que se levantan de la nada, que aguantan los golpes más duros de la vida y que trascienden en el tiempo y en el espacio.

En alguna ocasión SENECA durante tiempos de Calígula, en el que fue condenado a muerte, dijo que “ No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba”. Creo firmemente en esto y es que en tiempos  turbulentos y difíciles es cuando uno tiene la capacidad de demostrar su valentía, perseverancia y coraje para salir adelante y vencer cualquier barrera.

Hay quienes viven con miedo todo el tiempo, y como he comentado en anteriores ocasiones, el éxito se basa en reducir tus miedos al máximo, y si  bien no puedes quitarlos, si los puedes enfrentar de manera enérgica y determinante, ya que como dijo Quinto Horacio Flaco, “En la adversa fortuna suele descubrirse el genio, que en la prosperidad se oculta.

Don Francisco dejo la huella y el fin que cualquier hombre debe buscar en su vida. Dejar un legado, siendo un ejemplo de trabajo, profesionalismo, venciendo la adversidad, con valentía, con determinación, paciencia y perseverancia.

La energía que demostraba todos los días, lo han colocado como un hacedor, con mentalidad ganadora que se transmite hoy en día en sus hijos, con la misma fuerza y empuje que Don Francisco demostraba.

Personas como el, son admirables, son gente de empuje, gente que no tiene miedo de romper sus límites y barreras y que ha dejado ese gran ejemplo para todos.

Cada día es una vida, cada oportunidad se nos presenta en forma de reto, adversidad y problemas para crecer como persona y crecer profesionalmente. Un amigo mío me dijo que la excelencia no es otra cosa sino progresar todo el tiempo, cometer errores, pero nunca cometer el mismo.

A su hijo Francisco De La Peña le cito una frase de Paulo Coelho “Cuando menos lo esperamos, la vida nos pone un desafío para probar nuestro coraje y voluntad de cambio.

Hasta pronto Don Francisco, su vida es un estandarte para muchos.