Search
miércoles 13 diciembre 2017
  • :
  • :

CONDORITO: LA PELÍCULA

VÍCTOR BÓRQUEZ NÚÑEZ 

Debuta en la pantalla grande el personaje del cómic más emblemático de Chile: Condorito. Realizada con respeto por la esencia de este característico “pajarraco”, el humor y la fuerza que transmite en cada episodio impreso se siente debilitado, por el afán de internacionalizar este filme. Curiosidad adicional, los adaptadores y directores de este filme, basado en la caricatura más chilena de todos los tiempos, está realizado por un israelita y un peruano. Cosas del cine

 Clásico chileno, creado por el historietista René Ríos, apodado ‘Pepo’ (1911-2000), Condorito constituye un modelo que, como pocos, refleja la identidad nacional que por fin alcanza su debut en la pantalla grande, desde que fuese creado en 1949, con la dirección del israelí Alex Orrelle y el peruano Eduardo Schuldt, una curiosidad adicional porque son dos extranjeros quienes se hacen cargo de crear este filme sobre un personaje absolutamente representativo del ser nacional.

La película se centra en las aventuras de Condorito y su sobrino Coné, quienes tratan de rescatar a la insoportable Doña Tremebunda, futura suegra del primero, abducida por unas criaturas alienígenas. En forma paralela –tal como sucede en cada episodio de la historieta- la hermosa Yayita trata de esquivar el constante cortejo de Pepe Cortisona. Alrededor de ellos aparecen los personajes más emblemáticos del comic: Huevoduro, Don Cuasimodo, Fonola, Ungenio, Garganta de Lata y una larga galería que incluso incorpora al eterno sonámbulo que aparece y desaparece y otros guiños propios de la tira cómica.

Escrito por Rodrigo Moraes, el argentino Martín Piroyansky y el israelí Ishai Ravid, la película cuenta con las voces de Coco Legrand, quien interpreta tanto a Tremebunda como a su esposo Cuasimodo, y Cristián de la Fuente, en la voz de Cortisona. El propio Condorito, será interpretado por el actor mexicano Omar Chaparro y Yayita, por la modelo colombiana Jessica Cediel.

Coproducción chilena, argentina, peruana y mexicana, ‘Condorito: la película’ significó un trabajo de adaptación desde el formato característico del comic a la pantalla grande, considerando que muchos comics de Condorito son muy cortos, máximo tres o cuatro páginas y otros incluso son solo de una imagen. Esto influye, por ejemplo, en el hecho de por qué los lectores tienen visiones completamente divergentes respecto de la personalidad que ostenta Condorito.

La decisión de los directores fue asumir esta película como un trabajo para la familia, construyendo una historia respecto de lo que la mayor parte de la gente considera que es lo esencial del universo de Condorito: el pueblo de Pelotillehue, sus personajes característicos, sus locaciones más recordadas y el estilo de comportamiento de cada uno de ellos. Lo que sí es un cambio sustancial es la manera en que se dibuja la relación de Condorito con Yayita, considerando que este filme debe responder a los parámetros de 2017 y por tanto, aparece como una mujer más decidida e independiente.

Se evidencia en el filme el cuidado que se tuvo en lograr la identificación de los espectadores con Condorito y sus amigos, por rasgos intrínsecamente locales -como su picardía- ubicándolo en un plano más cercano a todos, destacando sus cualidades humanas y su interacción, sobre todo para que en otras latitudes sea comprensible su humor y sus conductas.

Así, el filme utiliza personajes que son arquetipos, ya que surgen en cualquier lugar del mundo, en especial en sociedades donde predomina el calor y el ambiente es más extravertido. Desde el diseño de Pelotillehue, pasando por los objetos y los estilos, fueron respetados, tratando de conciliar el recuerdo que cada uno tiene de este comic indispensable en la cultura popular chilena con la necesidad de crear algo más universal y que fuese entendido en otras latitudes.

Como ejercicio de adaptación, supera la prueba. Pero no alcanza el grado de identificación requerido por un guión endeble, bastante obvio y carente de giros interesantes como para hacer que Condorito y sus amigos se luzcan como corresponde.

De este modo, ‘Condorito: la película’ es una aproximación amable y hasta cierto punto cándida de un comic que –con absoluta justicia- representa el alma chilena y quizás esa especie de distancia o debilitamiento de su esencia se deba a la necesidad de exportar y hacer comprensible el humor y el universo de estos personajes, que significó la opción de frenar el excesivo apego a la fuente original.