Personas con enfermedades crónicas son más propensas a un evento vascular cerebral

 

Aunque se puede presentar en cualquier edad, prevalece más después de los 65 años

 La diabetes mellitus, obesidad, tabaquismo, alcoholismo y los altos niveles de colesterol y triglicéridos favorecen la formación de placas de grasa al interior de las venas y el endurecimiento de las mismas lo que puede derivar en una enfermedad vascular cerebral, (EVC).

El especialista en medicina interna del Hospital General de Zona (HGZ) No. 11 del Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS), Tomás Solís Cortez, señala que, la también llamada hemorragia cerebral, presenta muy pocos síntomas y entre estos destacan intensos dolores de cabeza, náuseas y vómito.

Este padecimiento es una emergencia médica, recalca el galeno y agrega que las secuelas dependerán de la ubicación en la lesión del cerebro. Los pacientes que llegan a sobrevivir a un EVC, en un 80 por ciento de los casos, quedan con diverso grado de invalidez o déficit neurológico, como alteraciones en el habla, debilidad muscular, parálisis de una parte del cuerpo y pérdida visual sensitiva, entre otros.

La enfermedad es silenciosa y cuando se manifiesta es porque ya ocurrió la lesión. Otro signo de alarma que suele presentarse es el detrimento del estado de alerta.

La EVC puede suceder a cualquier edad pero en la mayoría de los casos es después de los 65 años, explica el especialista quien abunda que cada vez es mayor el número de adultos jóvenes en riesgo de enfrentarla por la exposición al tabaquismo, la obesidad y el sedentarismo, lo que además favorece la aparición de la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

Un estilo de vida saludable es el método de prevención, por lo que se recomienda realizarse revisiones periódicas para valorar los niveles de azúcar y lípidos (colesterol y triglicéridos), así como de la presión arterial a partir de los 25 años de edad, sobre todo si es obeso o adicto al tabaco o bien en la familia existen antecedentes de algún familiar con daño cerebral.

Otra de las medidas fundamentales es mantener el peso ideal, hacer ejercicio sistemático, disminuir el consumo de grasas de origen animal y evitar la comida chatarra. (EL HERALDO)