Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

TRAICIÓN EN EL PAN

IVAN NAJERA

Si el Partido Acción Nacional llegara a la gubernatura: sus militantes más “distinguidos” no tienen respeto ni por sus amigos o los de su partido, mucho menos por la gente que no conocen.

Algo que ha caracterizado al PAN en Coahuila es que no hay un respeto alguno por el padrino político si se trata de ascender en la política, se olvidan fácilmente de esa persona que le ayudo en sus inicios para poder sobre salir.

Acuérdense de los diferentes casos: García Villa-Zermeño, Zermeño-Anaya, Anaya-Salazar, Saro-Anaya, Zermeño-Salazar, Anaya-Isidro.

Juan Antonio García Villa, amigo de la vida del ex senador Zermeño Infante y que apoyó su trabajo de alcalde, diputado y demás, quiso ser candidato a la gubernatura en el año 2004 y su mismo amigo y compañero de vida lo derrota en la interna dejándolo fuera no sólo del registro, sino de la vida política.

Jorge Zermeño Infante, alcalde de Torreón de 1996 a 1998, impulsó al joven Guillermo Anaya Llamas para que fuera alcalde de la misma ciudad en el período 2003-2005. Luego se cometió parricidio, pues aquel joven traicionó a su creador y mecenas para lograr puestos federales, dejando de lado al experimentado Jorge, al grado que se desacreditaron en medios nacionales.

Después viene la historia de Guillermo Anaya y el senador Luis Fernando Salazar, este último logró ser diputado en el mismo año que Anaya fuera alcalde de Torreón. Ascendió hasta llegar a ser coordinador de asesores del mismo Zermeño Infante presidente de la Cámara de Diputados. Senador por Coahuila al igual que Anaya, y como cosa de fábula se repite la historia anterior, traición a su creador y mecenas dejándolo de lado en sus decisiones, al grado de enfrentarse por la candidatura a gobernador de Coahuila.

La historia de Jorge Zermeño y Fernando Salazar no me parece necesaria, al igual que la de Memo y Anaya, pues el común denominador fue que no les importó pisotear a sus creadores o amigos para llegar a los grandes puestos.

Todos ellos se traicionaron en algún momento. Al día de hoy en el panismo coahuilense ya se creen secretarios de estado, y eso les facilita a los otros partidos el triunfo. Porque el PAN en Coahuila no ha aprendido de sus errores, no saben que no deben celebrar y comerse el pastel antes de tiempo, pues al final del día ni las migajas quedarán.

Su arrogancia es la que los ha dividido y los ha derrotado en las urnas, ese error es el que los va a castigar por muchos años. Todos sabemos que el PAN en Coahuila está lleno de empresarios y que sólo piensan en cómo hacer crecer su capital financiero. Cómo beneficiar a sus empresas y cómo utilizar recurso público para “todos” (pavimentan frente a sus empresas, el mejor alumbrado en sus residenciales, las cámaras de seguridad pública más sofisticada justo en la calle de sus casas, sin aplicar el anti alcohol junto a sus bares).

No te dejes llevar, recuerda la votación en Saltillo, Isidro López se empeñó a querer superar a su abuelo, los empresarios son y serán vanidosos, y siempre buscarán ser reconocidos, vistos y recordados…bueno algunos políticos también buscan lo mismo sin ser empresarios.

Así que no esperes que un gobierno de ricos empresarios vaya a ver por los que nunca han visto.

 

Ivan_najera15@hotmail.com

 

Facebook.com/ivannajeraaguero