Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

PLAY ACTION

JOSÉ PABLO LADRÓN DE GUEVARA

 Sorpresiva semana inaugural en la NFL

Tras meses de espera, por fin llegó la semana uno de la NFL. Se anticipaban grandes encuentros, pero no las sorpresas que llegaron, las cuales impactaron a toda la liga e incluso llegaron a afectar de manera importante a miles de equipos de fantasy. Es claro que el desempeño de un equipo en la semana inaugural no dicta cómo será el de la temporada entera, pero da una idea de las áreas que cada franquicia debe ajustar si quiere pelear por llegar a postemporada. Los grandes equipos son capaces de arreglar las fallas, veremos en la semana dos cuáles fueron capaces de enderezar el rumbo.

Pocas cosas sorprendieron más que la derrota de los Patriotas en su casa. Al inicio del partido todo iba con normalidad, viendo a Tom Brady dominando el partido, pero al fallar la conversión de cuarta oportunidad en lugar de patear un gol de campo cuando iban ganando, le dio vida a unos Jefes que fueron liderados a la victoria por su corredor novato Kareem Hunt, quien sumó 246 yardas totales y tres anotaciones, y el mariscal Alex Smith, que lanzó para 368 yardas y cuatro touchdowns. La cuestión más importante para los Patriotas es ver cómo se puede arreglar una defensa que careció de personalidad en la segunda mitad, que en parte fue por las lesiones. Si hay alguien que puede encontrar respuestas rápidamente es Bill Belichik, pero quizá el mensaje ya está dado: el equipo de Nueva Inglaterra no es tan poderoso como se anticipaba.

Vale la pena resaltar el gran partido que dieron los Cuervos, principalmente en la defensiva. Fueron a Cincinnati a dejar en 0 a unos Bengalíes que sufrieron por el pésimo día de Andy Dalton, quien lanzó para tres intercepciones y fue capturado en cinco ocasiones. Baltimore es un equipo que se mantiene por debajo del radar, pero no hay que olvidarnos que cuenta con una dupla de entrenador-mariscal que ya tiene un anillo de Super Bowl, y por lo que se vio el domingo, también tiene una defensa que hace recordar a los años de gloria de la franquicia. En una división con juegos tan cerrados, un destello defensivo hace la diferencia, y parece que los Cuervos serán capaz de realizarlos.

En la conferencia nacional hay dos equipos que se llevaron los reflectores por el pésimo trabajo que realizó su línea ofensiva. El primero es Seattle, equipo que ya presentaba una línea incapaz de defender a Russell Wilson en el 2016, y parece que seguirán teniendo ese talón de Aquiles. El mariscal fue capturado en tres ocasiones, soltando el balón en una, el cual fue recuperado por los Empacadores para después convertirlo en anotación.

El otro son los Gigantes, quienes hicieron ver a los Vaqueros como un equipo con grandes especialistas en ejercer presión al mariscal. Eli Manning nunca se sintió cómodo, lo cual se vio reflejado en su pobre actuación, sumando 220 yardas, mientras que el juego terrestre sufrió aun más, al avanzar 30 yardas en todo el encuentro. Estas dos franquicias llegan al 2017 con grandes esperanzas, por la fortaleza que muestran en la defensa y los jugadores explosivos que tienen en la ofensiva, pero si la línea no es capaz de darle tiempo a su quarterback y abrir huecos para los corredores, parece difícil que puedan ser contendientes.

Para mí, la mayor sorpresa fue la victoria de los Jaguares en Houston. Los Tejanos llegaban a un partido con bastantes emociones, después de lo que pasó en la ciudad por el huracán Harvey, por lo que se anticipaba que salieran inspirados, para dar una alegría a la ciudad. Pero una mezcla de un pobre juego de sus mariscales (Tom Savage y Deshaun Watson), y gran actuación de la defensa de Jacksonville (realizando 10 capturas e interceptando un pase), resultó en un aplastante marcador de 29-7. La fórmula de Jacksonville fue correr el balón, realizando acarreos en 39 ocasiones por únicamente 21 intentos de pase. El novato Fournette llevó el 66% de los intentos terrestres, sumando 100 yardas en su primer juego como profesional. Si este equipo puede seguir con este estilo de juego eficientemente, podrán pelear para llegar a su primera temporada no perdedora en siete años.

Aunque es temprano en la temporada, ya hay encuentros divisionales que pueden ser claves para decidir quién pasa a playoffs y quién se va a su casa. La rápida solución de los problemas en el equipo es clave para que se pueda tener una aspiración real a trascender en este año. Lo interesante será ver las escuadras que lo harán en el menor tiempo posible. Quizá los Patriotas son los candidatos principales a enseñar una cara distinta en su visita a Nueva Orleans, pero si Sean Payton es capaz de explotar las deficiencias defensivas que mostró Nueva Inglaterra, puede empezar a cavar el mito de un equipo casi invencible.

You may not know: En los últimos siete partidos (contando la temporada pasada) los Gigantes han promedido 13.6 punto por juego, Cleveland 14.0

 

Tus comentarios a: @leidron  jpldg@hotmail.com