Search
domingo 19 noviembre 2017
  • :
  • :

La clamidia, una enfermedad sigilosa que hay que prevenir

Los condones evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la infección por clamidia. foto: Peter Endig/dpa-Zentralbild/dpa-tmn

Por Elena Zelle

Casi nadie sabe mucho de ella, aunque una infección con clamidia no suele ser inofensiva: en las mujeres puede provocar incluso infertilidad. En muchos países, es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente. Se estima que alrededor del 10 por ciento de todos los jóvenes y adultos activos sexualmente se contagian en algún momento de su vida con clamidia.

Los más afectados suelen ser los adultos jóvenes. Algunos estudios indican que entre las mujeres de 18 a 19 años la contrae un 4,5 por ciento y entre los hombres de 25 a 29 años un 4,9 por ciento.

Las formas más comunes de contraer clamidia son mediante sexo vaginal y anal así como por el uso compartido de juguetes sexuales. La infección se produce cuando una mucosa entra en contacto con una mucosa o líquido corporal infectado.

Los posibles síntomas en caso de infección son flujo, picazón, dolor durante las relaciones sexuales o al orinar. Sin embargo, se calcula que en el 70 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de los hombres las infecciones con clamidia son asintomáticas.

La enfermedad es transmisible haya síntomas o no. Y ese es el problema, sobre todo para las mujeres, ya que en su caso la clamidia puede tener consecuencias perjudiciales: una infección no tratada puede hacer que se pegoteen las trompas de Falopio y causar infertilidad. Ese es el caso del 10 al 40 por ciento de las mujeres afectadas que no saben nada de su infección y tampoco la tratan.

Pero hay otro riesgo: una mujer embarazada con clamidia puede contagiar a su bebé en el parto, lo que puede causar fuertes inflamaciones en los ojos de los recién nacidos.

En el caso de los hombres, la clamidia puede infectar los testículos y la próstata, aunque es menos probable que cause infertilidad. Además, tanto en hombres como mujeres una infección con clamidia puede aumentar las posibilidades de contagiarse HIV. Determinados tipos de infección pueden conducir también a inflamaciones dolorosas de los ganglios linfáticos.

Para establecer si hay infección se hace un leve raspado. Luego hay que esperar el resultado por hasta 5 días. Si se comprueba la infección, se recetan una o tres semanas de antibióticos. Si las trompas de Falopia ya están afectadas, es muy difícil revertirlo.

La mejor forma de prevenir una infección, como con todas las enfermedades de transmisión sexual, es usar condones. Sin embargo, como las clamidias no se transmiten sólo por las relaciones sexuales, no hay una forma 100% efectiva de salvarse de un contagio. Por eso, al más leve indicio de enfermedad, hay que consultar con un médico. (DPA)