Search
viernes 22 septiembre 2017
  • :
  • :

Nadie lo notará: lleve audífonos que se controlan desde una app

Este audífono del fabricante danés ReSound GN pasa prácticamente desapercibido. foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

Por Teresa Nauber

Antes, cuando uno no escuchaba bien, prefería ocultarlo porque tenía miedo de que alguien saliera preguntando algo al estilo de “¿por qué no compras un audífono?”. La imaginación comenzaba a desplegar las imágenes más variadas del espanto: unos audífonos inmensos que se veían desde la esquina, una batería que se agotaba todo el tiempo y, como si fuera poco, un aparato que no perdía oportunidad de desprender de vez en cuando zumbido bien molesto en el oído. Hoy todo eso es inimaginable. Los avances de la tecnología son enormes.

Puede que haya comenzado a notar las dificultades auditivas en una fiesta, cuando había mucho ruido de copas, música de fondo, un papel de regalo que crujía y alguien que hablaba encima de todo eso. “¿Qué dijiste? No te escuché bien.” Uno no suele pensarlo dos veces. Había demasiado ruido en el lugar y punto. Sin embargo, si este tipo de inconvenientes persiste es mejor hacerse ver por un especialista.

Hasta ahora muchos se negaban a usar un audífono, y de hecho las encuestas que se hicieron en Europa indican que de 100 personas que sienten inconvenientes, el 72 por ciento va al médico, al 51 por ciento le ordenan un audífono y sólo el 39 por ciento lo compra. Muchos siguen teniendo la impresión de que tendrán que ir por la calle con un aparato descomunal que los hará parecer mayores, pero hay que cambiar esa imagen.

Los audífonos en sí son muchísimo más pequeños que antes. Existen dos tipos: unos que van dentro de la oreja porque la tecnología está dentro del conducto auditivo y otros que van por fuera y detrás de la oreja, la variante más clásica.

Prácticos, diminutos y livianos. Los nuevos modelos de audífono de la marca danesa ReSound GN. foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

Los más nuevos son los RiC (receptor en el canal), que son muy pequeños. Sin embargo, los que pasan más desapercibidos son los que se colocan dentro de la oreja, aunque para poder llevarlos debe tener una oreja lo suficientemente grande.

Lo ideal es evaluar las distintas opciones con un profesional y probar las mejores durante varios días. Antes de hacer esta prueba, el especialista debe ajustar el aparato a sus necesidades.

Pero los avances no acaban allí. Lo mejor de los nuevos diseños es que ofrecen una serie de servicios adicionales. Algunas marcas pueden detectar por GPS en qué lugar está el usuario y se adaptan automáticamente a ese contexto sonoro.

Los audífonos que tienen una conexión bluetooth también pueden manejarse desde el móvil, cosa que le permitirá interactuar con el aparato de un modo mucho más desapercibido.

Los audífonos que se pueden ajustar a través de una app tienen la gran ventaja de que podrá hacerlo sin llamar la atención cuando está, por ejemplo, en una reunión. foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

Algunos incluso pueden recibir directamente al oído las llamadas telefónicas, el sonido de la tele o el aviso de que la lavarropas terminó su ciclo.

Por supuesto, estas opciones son un poco más caras, pero tal vez en su caso le haga una gran diferencia en la calidad de vida. (DPA)