Search
miércoles 13 diciembre 2017
  • :
  • :

Países de América Latina rechazan intervención militar en Venezuela

Varios países de América Latina se pronunciaron este sábado en contra de cualquier intervención militar para solucionar la crisis en Venezuela, luego que el presidente Donald Trump declaró que no descarta esa opción.

Una de las primeras reacciones vino por parte del canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, quien condenó este sábado las declaraciones “belicistas” de Estados Unidos por considerar que constituyen “amenazas a la paz”.

Trump declaró el viernes a periodistas desde su club de golf en Nueva Jersey que “tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario”.

Arreaza se refirió al carácter “violatorio” de los comentarios de Trump, “particularmente en el uso de la fuerzas contra los estados”, ante lo cual llamó a la unidad regional en defensa de la paz.

En tanto, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo que el “extremismo llegó a la Casa Blanca” con las declaraciones del presidente Trump.

Los delegados presentes en la reunión ordinaria de la ANC de este sábado escucharon las primeras argumentaciones de la ex canciller venezolana, en la antesala al debate de un proyecto en rechazo a las declaraciones y “amenazas militares” del presidente Trump.

“Nadie se había atrevido a amenazar con una intervención militar a esta sagrada patria; llegó el extremismo a la Casa Blanca”, afirmó Rodríguez ante medio millar de constituyentes, durante la sesión ordinaria realizada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas.

A través de su cuenta en Twitter, el presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó el “afán intervencionista armado de Estados Unidos contra Venezuela” y criticó a la derecha internacional por guardar silencio.

“Condenamos el afán intervencionista armado de Estados Unidos contra Venezuela, país que busca la paz en diálogo en Constituyente y elecciones regionales”, abundó el mandatario boliviano.

Por su parte, el gobierno de México enfatizó que la crisis que enfrenta Venezuela no puede resolverse mediante acciones “militares, internas o externas”.

Sin hacer alusión directa a los dichos de Trump, la cancillería mexicana subrayó en un comunicado que el gobierno mexicano rechaza esos amagos “en pleno apego a las normas y principios de derecho internacional contenidos en la Carta de la Organización de las Naciones Unidas”.

De igual forma, Colombia rechazó la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, a pesar de condenar lo que considera una “ruptura constitucional” en ese país.

“Rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas”, puntualizó la cancillería colombiana.

Perú también se pronunció en contra de “cualquier amenaza o el uso de la fuerza no autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”.

“Una negociación de buena fe, con objetivos claros y plazos precisos, es la única vía aceptable para recobrar la democracia en Venezuela”, indicó la cancillería peruana en un comunicado.

Agregó que “todo intento interno o externo para recurrir a la fuerza socava el objetivo de restaurar la gobernabilidad democrática en Venezuela, así como los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”.

El gobierno peruano reiteró sin embargo su condena a la “ruptura del orden democrático” en Venezuela y su no reconocimiento a los actos de la Asamblea Constituyente, instalada el pasado 4 de agosto en Caracas.

Los países del Mercado Común del Sur (Mercosur) rechazaron este sábado el uso de fuerza para “restablecer el orden democrático” en Venezuela.

“Los países del Mercosur consideran que los únicos instrumentos aceptables para la promoción de la democracia son el diálogo y la diplomacia”, según un comunicado emitido por las naciones fundadoras del bloque regional, Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

“El repudio a la violencia y a cualquier opción que implique el uso de la fuerza es insoslayable y constituye la base fundamental de la convivencia democrática, tanto en el plano interno como en las relaciones internacionales”, añadió el Mercosur. (XINHUA)