Search
martes 21 noviembre 2017
  • :
  • :

Seguridad, empleo y educación, el legado de Rubén Moreira para Coahuila

A unos cuantos meses de concluir su administración, el gobernador Rubén Moreira Valdez concedió a El Heraldo una entrevista exclusiva, en la cual habló de los principales logros de su gobierno; de los retos que enfrentó como gobernante; y de lo que le depara el futuro. En esta entrevista, podemos destacar que, seis años después, hoy Coahuila es otro, un estado con mucha más seguridad, con un crecimiento económico impresionante, y con muchas oportunidades educativas y laborales para sus habitantes.

 El Heraldo: A unos cuantos meses del término de su administración es importante platicar con usted sobre su gobierno, sobre lo que se logró y sobre sus planes futuros

Rubén Moreira Valdez: Son cuatro meses que todavía tenemos que aprovechar no sólo en el proceso de entrega recepción, que es algo que ya estamos trabajando, sino también por la vertiente de cerrar planes, programas, acciones y presupuestos de esta administración y la otra vertiente que es el presupuesto para el año que entra y que corresponde a nosotros en buena medida, pero que tiene que hacerse con la visión de la siguiente administración porque ellos son quienes van a ejercer ese presupuesto.

Coahuila tiene la circunstancia de que el gobierno entra en diciembre, cuando ya el cien por ciento del presupuesto se ejerció, por lo tanto diciembre no tienes proyectos qué hacer y comienzas enero cuando no hay presupuesto en los hechos porque todavía no se recauda. Entonces faltan seis meses a Coahuila en donde pareciera que el nuevo gobierno no arranca y eso, el Ingeniero Miguel Ángel Riquelme, quiere amortiguar esta sensación echando a andar programas importantes para lo que tenemos que estar al pendiente del presupuesto.

 

EH: Hace seis años más de 700 mil coahuilenses entregaron la confianza a usted con su voto y le dijeron “señor, aquí están las llaves de Coahuila y le encargamos que usted lo administre”. ¿Qué nos puede decir de cómo recibió el estado y sobre todo cómo lo va a entregar seis años después?

RMV: Hace seis años teníamos el gran reto de la seguridad, que no sólo era el tema de la violencia que se tuvo que combatir, o de los homicidios y desapariciones que son terribles, sino también efectos hacia la economía, la educación y la vida diaria de las personas. La economía no avanzaba lo que debería por el impacto de la inseguridad y eso provocaba círculos perversos. Si tienes inseguridad no llegan empresas y por lo tanto no tienes empleo.

Nosotros atacamos el tema de la seguridad para quitarnos ese lastre y poder salir a hacer una política ambiciosa de promoción económica, y a los casi seis años tenemos 150 mil empleos generados, tenemos indicadores de seguridad bastante buenos en relación con el país, sobre todo en homicidios. La tasa del año pasado fueron ocho homicidios por cada 100 mil cuando en el país son 20 por cada 100 mil, lo que quiere decir que hay estados mucho más arriba. Este año la tasa debe terminar más o menos igual.

Esos son dos grandes números que están ahí. El desarrollo económico por un lado y la seguridad por el otro, seguidos por la educación, la recreación, las alternativas fuera del trabajo que tiene alguien para crecer, como el deporte y la cultura. Todo esto avanzó bastante.

 

EH: Siempre cuando concluye un ciclo se habla del legado que se deja, en este caso del gobernante para el estado. ¿Cuál pudiera ser ese legado que deja Rubén Moreira para Coahuila?

RMV: Cuando se usa esa palabra se usa con el afán de ego, pero yo creo que la sociedad mexicana es muy crítica y cada quien tiene que formarse una opinión al respecto, pero si comparamos con el inicio de la administración teníamos una violencia desbocada y un crecimiento económico que no era el óptimo.

Nosotros nos propusimos generar 100 mil empleos en seis años, pero ¿de dónde sale esta cifra? Más o menos del cálculo de las personas que llegan a la vida activa y del historial que llevábamos. Tuvimos un sexenio de tres mil 500 empleos, lo que es prácticamente nada. Resultaron ya 150 mil y debe cerrar en 160 mil empleos en el seguro social, lo cual es una cifra histórica.

Si el legado fuera el empleo yo diría que esto debe tener otras consideraciones. La primera es que seguimos siendo leales a la industria que tenemos, prácticamente norteamericana, pero también salimos a otras partes del mundo a buscar nuevas inversiones, lo cual no se había hecho. Muchas veces los gobernantes se habían quejado de tener una mono inversión y lo que se hizo fue buscar una mayor variedad para evitar riesgos en crisis económicas, pero también para potencializar lo que somos, un gran estado. Somos el tercer estado exportador en este momento.

Tuvimos que tratar de ligar las regiones de nuestro estado, porque nuestra entidad tiene esa característica de dividirse en regiones. Por eso estamos construyendo la carretera que va de la comarca lagunera a la región centro pero que también une a la frontera.

Está el reto de la formación de recursos humanos, por lo que echamos a andar ocho universidades politécnicas y 232 preparatorias. Un estado te puede ofrecer los primeros 100 ingenieros, siempre los va a haber, el problema son los segundos 100, los terceros 100 y los cuartos 100. Eso sólo lo podría dar un estado en donde estén muchos jóvenes en la prepa para que pueda entrar en las ingenierías.

Nos la jugamos en el tema de la educación, porque disminuimos muchísimo la matricula en las escuelas normales, pero por otro lado construimos ocho nuevas universidades y con la Universidad Autónoma de Coahuila hicimos la alianza para la escuela de medicina en Piedras Negras, para que se llevarán carreras tradicionales a las regiones. Nosotros hicimos el compromiso de democratizar el acceso.

Hoy tenemos una carrera de derecho en el norte, carreras de psicología en Torreón y en el norte, porque queremos que esas carreras sean dadas con los patrones de excelencia de la U A de C. Por eso nos la jugamos en el tema de la educación.

 

EH: Fue un riesgo que a final de cuentas tuvo un buen resultado, porque anteriormente egresaban muchos maestros y no encontraban trabajo. Hoy egresan muchos ingenieros y se los pelean.

RMV: En el discurso político siempre va a haber alguien que para ganar un voto diga que va a traer empleo. Vimos regiones como la Laguna en donde era una promesa recurrente pero ese empleo no llegaba. Hoy tenemos grandes factorías de seis o siete mil  trabajadores que han llegado en esta administración, a partir de la fórmula que nosotros intentamos y que fue exitosa, que es unir entre regiones, una promoción económica fuerte, la garantía de seguridad. Rompimos en el caso de Torreón 25 años de que no legaba una empresa grande.

Entonces en el discurso político tratan de deslegitimarte con los viajes, como las giras que hicimos en países asiáticos, pero si no hubiéramos ido no hubieran llegado las empresas, y hay otro elemento de este discurso que son los sueldos.

Los salarios bajos son productos de poco empleo, porque el patrón es el que decide cuanto ganas. Hoy en Saltillo tenemos mucha rotación y eso no es malo porque el trabajador anda buscando el mejor sueldo. Cuando tienes mucho empleo sube el sueldo y eso es un fenómeno que sucederá. Lo que no se dice es que la obligación de mejorar los salarios está en el sindicato, que tiene que exigir mejores condiciones para el trabajador.

Hoy tenemos más empleos, está la posibilidad que suban los sueldos, tenemos seguridad y hemos fortalecido con las universidades y preparatorias. De un golpe nosotros llevamos de la calle a las escuelas a 50 mil jóvenes y 150 mil jóvenes a trabajar. Entonces son 200 mil personas que hace seis años no estaban haciendo nada.

 

EH: ¿Se siente satisfecho de lo que logró en su sexenio?

RMV: Me siento satisfecho del esfuerzo que hicimos, porque creo que dedicamos las 24 horas del día, los 365 días a trabajar en una responsabilidad que también es un privilegio.

 

EH: ¿Logró todos sus objetivos?

RMV: Hay un tema que no quedó en nosotros, sino que fue problema de la baja en el precio del petróleo, me refiero al tema del gas shale, pero es una riqueza que ahí esta y que ya generamos algunas condiciones para que cuando se trate de extraer le vaya muy bien a Coahuila. Estimo que a más tardar en tres años el precio del petróleo vuelva a subir y sea rentable sacar el gas. Ahorita no es rentable porque el precio bajó, pero va a volver a subir. Es algo que tiene Coahuila en el subsuelo y que todos sabemos dónde está. Con la reforma energética nosotros éramos de los principales beneficiados, pero un gobierno estatal tiene que ver todas las posibilidades y por ello nosotros intentamos varias cosas como el gas, la promoción económica, la interconexión y todos los días vienen inversionistas.

Hay veces que viene alguien y le dedicas mucho tiempo, y luego no regresan en tres años y de pronto un día nos avisan que ya llegó el momento. Yo recuerdo plantas que fui a visitar el primer día de mi administración a Corea y otros países, y hasta hace poco se volvieron a comunicar. Los empleos llegan porque los buscas, sino no llegan.

 

EH: Además la competencia es muy grande, porque también Nuevo León, San Luis, Querétaro y otros estados han seguido la misma estrategia de promoción.

RMV: Nosotros competimos con estados iguales a nosotros. Nosotros tenemos la segunda o tercera mejor escolaridad del país, pero no competimos con el estado que tiene la última. Nuestros vecinos están en los primeros lugares, y entre todos estamos compitiendo.

Con orgullo puedo decir que hoy en día tenemos plantas como la Fiat, pero tenemos inversiones superiores a las armadoras como es el caso de la Constellation Brands que es una inversión de un cinco mil millones de dólares.

Ahora estos son círculos virtuosos porque van a generar una mayor derrama, se abren comercios, se generan servicios, pero este círculo hay que alentarlo. Coahuila es como una gran motocicleta, eso es una ventaja, pero hay una circunstancia que es que si va andando y se detiene, se cae. Según la física, la definición de trabajo es una fuerza que produce un movimiento, así que lo que no lo produce, pues no se le pude llamar trabajo.

En este sentido yo le decía al nuevo equipo de transición que tienen que seguir promoviendo y ellos lo saben, porque de lo contrario los primeros que resienten son los servicios, como hoteles y restaurantes. Por eso Miguel Riquelme estuvo participando en algunas de las giras por Asia, sobre todo en las primeras que fueron a Corea.

EH: ¿Cómo hacerle para que la seguridad permanezca? Porque sabemos que la delincuencia está al acecho y que están esperando, tal vez como ha sucedido en otros estados, el cambio de gobierno para regresar como hace algunos años.

RMV: Primero que nada la autoridad tiene que asumir su responsabilidad y en el caso de Miguel Riquelme no creo que habrá problema. Lo segundo es que la sociedad tiene que tomar conciencia del fenómeno de la inseguridad, y saber que ésta crece en un ambiente propicio. Es decir, si tuviéramos alcohol las 24 horas, giros negros, si corremos a los policías o sino les pagamos bien, surgiría la violencia.

La autoridad sólo es una parte responsable y la sociedad es responsable del resto. En la campaña anterior hubo quienes ofrecieron regresar todo esto (casinos, giros negros) y fueron opciones que sacaron muchos votos, quedaron en segundo lugar en algunos casos. Por eso hay que tomar conciencia.

 

EH: Hay que agregar al tema de la seguridad la creación de todos estos cuarteles que no existían en Coahuila.

RMV: La inversión total en cuarteles debe estar en tres mil millones de pesos. Es algo que va a pasar a la historia porque bien pudimos gastar esto en césped para las plazas o gastarlos en nómina, pero si no construíamos los carteles, acercábamos al ejército y respetábamos los derechos humanos, llegaría un momento en que todo se degrada.

 

EH: ¿El ejército debe continuar en las calles?

RMV: Es algo muy difícil de explicar, porque existe esta cuestión de dejar al ejército en los cuarteles o sacarlo a las calles. Para empezar el ejército es una fuerza del estado para la sociedad que se requiere en algunos momentos en auxilio de la autoridad civil, pero considero que al final del día es la autoridad civil quien se debe hacer cargo de la seguridad interior. Aunque hay capacidad de fuego que sólo el ejército puede enfrentar y también la presencia del ejército es disuasiva. Mucho se critica del ejército mexicano, pero pocos saben que es el más pequeño de América y de los que menos presupuesto tienen.

Un problema que tenemos en el mundo actual es que todos pensamos que podemos opinar de todo. Esto hace que muchos líderes de opinión hablen sin tener idea de las referencias de otros países, como el caso del ejército mexicano. Yo esperaría que la sociedad respaldará a la siguiente administración en materia de seguridad, porque sigue siendo un reto enorme.

Yo estoy seguro de que Miguel Riquelme va a asumir su responsabilidad en el tema de la seguridad, pero se necesita que la sociedad esté consciente de lo que está pasando y que vean los estados en donde se están complicando mucho las cosas. Vienen fenómenos inéditos para nosotros, como lo es el hecho de que los Estados Unidos están produciendo la marihuana y las metanfetaminas que consumen. Por ahora va droga a estados que no produzcan o que la tengan prohibida, pero eso no va a durar mucho tiempo, y el que produce en Estados Unidos la va a querer vender en México.

Hablando de Coahuila tenemos sociedades como Saltillo, Torreón y Monclova, que reflejan un estado próspero, porque no le van a vender droga al que no tiene dinero. Coahuila tiene la complejidad de que es frontera y la otra complejidad de ser próspero, lo que lo convierte en un lugar atractivo para la venta.

Esto me hace preocuparme por las ofertas políticas. Los políticos deberían jurar bajo protesta que no tienen una relación con casineros, por ejemplo, porque en la apuesta hay lavado de dinero, dinero que no sabemos de dónde viene.

EH: Entrando un poco a la grilla, viene la asamblea que se celebra cada varios años y usted se ha convertido en un actor importante dentro del PRI, simplemente por ser uno de los gobernadores priistas en México. Se especula que en esta asamblea el PRI va a tomar decisiones importantes sobre la elección presidencial. ¿Qué nos puede decir?

RMV: A diferencia de otros partidos, nuestra asamblea nacional es el máximo órgano que hay. Es integrada por seis mil personas. Como máximo órgano, para empezar se reúne cada determinado tiempo y es muy grande. Otros partidos tienen un comité directivo, se juntan máximos 100 personas y ellos deciden.

Por eso rechazo totalmente cuando se dice que en el PRI estamos arreglados, porque eso no puede ocurrir al ser seis mil participantes. Prueba de esto es que la primera vez que fui a una asamblea nacional, era una discusión abierta y que se votan los temas entre todos los asistentes. Somos tantos que no se puede impedir que alguien comente algo en contra.

Esta asamblea se divide en dos grandes rubros, por una parte los estatutos, porque es la vida interna del partido y los procedimientos para seleccionar candidatos, y por otra parte lo ideológico, que es la declaración de principios, visión de futuros, código de ética. Estas dos partes se renuevan.

En los estatutos, teniendo la selección presidencial tan cerca, se puede ver cómo obtener un candidato y para ello ya se eliminó que tenga o no un cargo de elección popular. Lo que ahora se discute es el tema de la antigüedad en el partido, que es de 10 años para gobernador y para presidente. De hecho yo libre por unos meses el de 10 años. Recién había cumplido la antigüedad dos o tres meses antes y apenas la libré.

Sin embargo es un tema que considero menor. El tema mayor está en qué queremos ser como partido, porque a final del día es la oferta política y la identidad lo que importa. Si nosotros queremos triunfar en los siguientes comisos tenemos que hacer una alianza con el pueblo. Ya le dimos a México las reformas estructurales que durante 12 años le negó Acción Nacional y con ellas Peña Nieto enfrento los grandes retos del país. Ahora viene la segunda etapa, que se trata de distribuir la riqueza y sólo hay tres formas de hacer eso: mejores salarios, sistema pensionario para todos y un mejor sistema de salud.

Gobernar como (Felipe) Calderón cualquiera lo hace. Dicen que con agua y tractor cualquiera es agricultor.

 

EH En el PRI hay muchos perfiles y nombres que surgen de quienes podrían ser candidatos a la Presidencia el próximo año. ¿Se inclina usted por alguno en particular?

RMV: Qué bueno que hay un partido que tiene muchos nombres, porque hay otros que no tienen ni uno solo. Yo considero que son buenos todos los perfiles que he visto y hay muchos más que no he visto. Quién sabe cuál será la decisión del partido, pero qué bueno que tengamos un partido con tantos cuadros, con gente que quiere competir.

Por otro lado yo veo partidos nacionales que hasta hace poco eran muy importantes y que ya están buscando una alianza porque no tienen un cuadro. Lo que pasa es que entre todos andan buscando uno. En nuestro caso es la riqueza del partido. No vale la pena especular porque hay que esperar nuestros tiempos y para ello faltan cuatro meses.

EH: ¿Qué sigue para Rubén Moreira después de su administración?

El primero de diciembre vamos a la entrega recepción. Luego ya veremos.

Yo creo que estaré en la vida privada, aunque hay que trabajar, por supuesto. La vida depara muchas cosas para uno, yo tuve la oportunidad de estudiar la profesión de abogado y tal vez vaya por ahí.

Yo siempre digo que en el beisbol no hay que tirarle a todas las bolas. Un jugador no tiene por qué buscar batear todas. Más bien esperas la que te guste o incluso la dejas pasar esa que te gustó para ver cómo viene.

Luego hay políticos que quieren pegarles a todas y entonces abanican o mandan un foul, y se acostumbran a jugar todos los juegos aunque no estén de acuerdo con el equipo o con la posición. Por eso hay que esperar y estar conscientes de que la banca también juega, pero hay que saber cómo jugarla.

Esa es una frase de Ramón Mendoza, un gran beisbolista coahuilense. Dicen que él jugaba y a la banca le preguntaba cómo iba el juego. Hay políticos a los que les tocan la banca y no saben que desde ahí están jugando y entonces buscan cambiarse de equipo, pero jugar la banca significa que hay que estar pendientes del juego. (EL HERALDO)