Search
martes 19 septiembre 2017
  • :
  • :

DECLINACIONES

RUBÉN OLVERA MARINES 

Discretamente, el fantasma de las declinaciones recorre Coahuila. Su difusa presencia incomoda a quienes presumen encabezar las preferencias. El ‘médium’ que invoca a tan particular espíritu, es el hecho de que las encuestas permanezcan inmóviles, petrificadas con la imagen de un PRI a la cabeza; con un electorado que mayoritariamente le apuesta al cambio, pero pulverizado por la multitud de opciones opositoras que encontrará en las boletas.

Hubo quienes quisieron ver en el casual encuentro, sucedido hace algunos días, entre Guillermo Anaya y el independiente Javier Guerrero, una estrategia para sondear una eventual declinación. Ninguno lo confirmo. ¿Casualidad? Anaya lo presumió en sus redes, Guerrero no lo hizo. Eso sí, se ventiló que ambos coincidieron en que el adversario a vencer es el PRI. ¿Será?

Sí, es verdad, las campañas apenas comienzan y el primer debate nos mostró cosas que desconocíamos de las propuestas y el perfil de los aspirantes, por lo que las preferencias pueden modificarse súbitamente, como ocurrió en otros estados de país después de los primeros debates. Pero no me negará, estimado lector, que las armas presentadas por la oposición lucen inofensivas frente a la poderosa estructura del PRI. ¿Qué daño pudo haberle causado a Miguel Riquelme lo balconearan con relojes costosos o camisas de marca? Ninguno. Además, la gran mayoría de los dardos se dirigen hacia personajes que no estarán en las boletas, llámense Rubén y Humberto Moreira, mientras que el abanderado del PRI marcha inmaculado a la cabeza de las encuestas.

Luego entonces, hablar de una eventual declinación va más allá de una mera especulación, y se convierte en una posible estrategia de la oposición. Pero en el primer debate quedó claro lo complejo que se volverá el escenario, los partidos e independientes distintos al PAN y al PRI, demostraron que tienen propuestas y que nos será fácil ceder el espacio ganado; la pelea de dos, con las declinaciones  correctas, podría convertirse en una disputa de tres.

En Tamaulipas, por ejemplo, Carlos Chavira, candidato independiente, declinó a favor del panista Cabeza de Vaca. O en Nuevo León, cuando en pleno debate el candidato del Partido Encuentro Social, Raúl Guajardo, declinó a favor de El Bronco, pronto lo hizo Fernando Elizondo de Movimiento Ciudadano. El resultado, en ambas entidades, tú lo conoces.

En Chihuahua fue diferente, ‘Chacho’ Barraza, candidato independiente, no declinó. Sin embargo, la caída del PRI fue de tal magnitud que el panista Javier Corral no lo necesitó. Aunque sí te puedo asegurar que Corral fue más hábil para convocar al voto útil entre los simpatizantes de Barraza, no al revés; el PRI quedó en segundo lugar, pero dadas las circunstancias se puede decir que en Chihuahua el PAN le ganó la partida al independiente.

¿Qué le recomendarías a la oposición de Coahuila si el PRI se mantiene arriba en las encuestas durante toda la campaña? O, si el PAN descendiera en las preferencias, ¿qué bloque o aspirante tendría la fuerza para competirle al PRI?

Más allá que el candidato del PRI, Miguel Riquelme, encabece la mayoría de las encuestas, para efectos de la formulación de estrategias opositoras, resultan más interesantes las distintas alternativas que tienen el PAN, Morena, los independientes y demás partidos, para competir con el PRI, reuniendo en una sola canasta el grueso de los votos opositores junto a los indecisos e inteligentes. ̶ Si observamos detenidamente nos percataremos que la principal falla de los sondeos se encuentra en su imposibilidad para capturar la dirección en la que se moverá el voto inteligente, lo mismo que para predecir las estrategias de los partidos en busca del voto útil o sumar a otros candidatos.

Es predecible, entonces, que a partir del primer debate, de permanecer intacta la estructura de preferencias, algunos candidatos formulen estrategias para amarrar declinaciones y convocar al voto útil entre los electores que apuestan por la alternancia.

Y sí, ¡incluso los que hoy se saludan como amigos, pronto podríamos verlos como acérrimos rivales que pelean sin cuartel para obtener el voto del cambio!

 

Tu Opinión: olveraruben@hotmail.com