Corea del Norte dispuesta a ir a la guerra

El ejército de Corea del Norte subió el tono este viernes frente a Estados Unidos y prometió una “respuesta sin piedad” ante cualquier provocación de Washington, que decidió enviar uno de sus portaaviones rumbo a la península coreana, publicó Excélsior en su página web.

Según los observadores, el régimen comunista podría llevar a cabo este fin de semana un nuevo ensayo de misil balístico o nuclear -ambos prohibidos por la comunidad internacional- coincidiendo con las celebraciones del 105 aniversario del nacimiento de Kim Il-Sung, el primer líder  y fundador del país comunista.

En una declaración publicada por KCNA, la agencia de prensa oficial, el ejército norcoreano asegura que las bases estadounidenses en Corea del Sur “igual que los cuarteles generales del Mal”, en referencia entre otras a la presidencia surcoreana, serían “pulverizadas en pocos minutos” en caso de guerra.

El presidente estadunidense Donald Trump prometió el jueves que se encargaría del “problema” norcoreano y anunció el envío a la península norcoreana del
portaaviones Carl Vinson, escoltado por tres navíos lanzamisiles. También habló de una “armada” que incluiría submarinos. Este tipo de portaviones suele transportar entre 70 y 80 aviones o helicópteros, incluyendo unos 50 aparatos de combate.

Ante el aumento de tensión, el canciller chino Wang Yi advirtió ayer que un “conflicto podría estallar en cualquier momento” y repitió que “el diálogo es la única salida”.

China, considerada como única aliada de Corea del Norte, se opone al programa nuclear con objetivos militares del régimen de Kim Jong-Un pero pide regularmente prudencia a Estados Unidos en esta cuestión.

Por su parte, Rusia dijo también estar “muy preocupada” y pidió “moderación a todas las partes para evitar “cualquier acción que pueda ser interpretada como una provocación”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Sin embargo un consejero de política extranjera de la Casa Blanca dijo ayer que “ya estamos estudiando las opciones militares” en caso de nuevas pruebas militares, “Con este régimen la pregunta no es si ocurrirá sino cuándo”, aseguró.

Corea del Norte, a su vez, dijo que frente al envío “insensato” del grupo aeronaval está dispuesta a “ir a la guerra”.

Para una demostración de fuerza, el régimen norcoreano reunió ayer unidades militares, aprovechando también la coyuntura del aniversario de Kim Il-Sung. Cientos de camiones plataforma repletos de soldados se alineaban poco antes del amanecer a lo largo de las orillas del Taedong, el río que cruza la capital norcoreana, antes de un desfile por la ciudad. (EXCÉLSIOR)