Search
miércoles 13 diciembre 2017
  • :
  • :

EL UNIVERSITARIO EN TIEMPOS ELECTORALES

IVAN NAJERA

“Ser universitario es una condición social que no se otorga por decreto ni solo por cubrir un requisito de carácter burocrático: ser universitario es asumir una actitud frente a la vida por parte de aquellos que han comprendido que la realidad es la fuente del conocimiento científico. Ser universitario es luchar porque el conocimiento se amplié y se difunda”. Jaime Martínez Veloz (2011)

           

En la actualidad el ser universitario en la mayoría de los casos es ser apático, desconfiar de la propia capacidad para conocer, mantener el conocimiento para uno mismo al grado de preferir vivir como una planta permitiendo todo pasar y desconfiar de todo.

Esto creo un clima de desconfianza y una falta de interés tan grandes que, podríamos decir que se ha robado a los universitarios la capacidad de creer en el cambio, a los jóvenes, cuyas unas características principales son la valentía y la fuerza, se les ha vendido la idea de que una sociedad organizada no es más que una utopía, y que los monstros de mil cabezas que asedian a la sociedad en verdad son indestructibles.

La universidad, al ser parte fundamental del tejido social, aunque esta sea autónoma, no debe desentenderse de los asuntos sociales, de hecho los universitarios le debemos mucho a la sociedad en general, tanto que lo mínimo que podemos hacer es ser buenos estudiantes; debemos entregarnos de lleno a nuestro papel como miembros activos de la sociedad, lo cual incluye participar en todas las cuestiones que le competen, no únicamente estudiar (y además mediocremente); tenemos que ser agentes de cambio, buscar mejorar las deficiencias que tiene nuestra universidad así como las de nuestro país, pues ¿Qué se puede esperar de un país con un sector “educado” tan indiferente a su realidad?

Ahora bien, esto no quiere decir que seamos reaccionarios, violentos; si bien debe  molestarnos, dolernos todo aquello que afecta a nuestro país, como el caso de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, ¿Por qué siempre hay que esperar a que ocurran sucesos trágicos para actuar?, debemos procurar desde antes construir una realidad más justa, una realidad donde la voz de los jóvenes sea en verdad escuchada, un país con igualdad de oportunidades, no debemos esperar a que los problemas nos afecten directamente para actuar, ¿Por qué no evitar el conflicto?

La política es, según Carlo Galli (1990), “una síntesis eficaz entre diversas pluralidades, que se produce, en una contingencia radical, como autoafirmación de un grupo y una acción colectiva del poder en respuestas a desafíos existentes”, para Norbert Lechner “la política es contingencia”. Estos autores definen a la política como una idea de renovación originada por parte de la sociedad cuando participa políticamente, en este caso se habla de que los jóvenes tienen la responsabilidad de elegir el rumbo político de su sociedad. La indiferencia ante la participación política por los jóvenes resulta una de las principales problemáticas entre los jóvenes que viven una sociedad subdesarrollada. Paradójicamente esto se convierte en su principal desafío ya que su participación informada y pensada es la necesidad y la principal exigencia de la sociedad hacia este grupo social.

Se necesitan verdaderos héroes capaces de entregarse a causas nobles, personas que estén dispuestas a sacrificar horas de descanso para entregar ese extra a actividades que buscan promover el bien común, se necesitan líderes sociales que realmente estén preocupados por su entorno, que no busquen beneficios egoístas, sino que sean capaces de formar y dirigir grupos encaminados a promover el bien común; en fin se necesitan verdaderos universitarios comprometidos con su papel para cambiar la ciudad y ya hay dos muy buenas opciones emanadas de la U A de C, pero eso se los contare en la siguiente semana.

 

Ivan_najera15@hotmail.com

 

Facebook.com/ivannajeraaguero