El derecho a la propia imagen también rige en las redes sociales

En las redes sociales aparecen muchas veces fotos de personas borrachas en fiestas o escenas en las que la ex pareja queda en ridículo. Y muchas veces se trata de imágenes no autorizadas por el protagonista y que no le hacen ninguna gracia.

“Quien encuentre fotos propias no deseadas en Facebook, Instagram u otras redes tiene derecho a exigir que se eliminen”, señala Till Kreutzer, del portal de derechos de copyright iRights.info. Porque el derecho sobre la propia imagen vale en Internet igual que en el resto de ámbitos.

En la mayoría de los casos no hace falta acudir a un abogado. Suele bastar con un email al responsable del perfil pidiéndole que borre la foto. O bien denunciar la imagen a los administradores del portal, para lo cual las redes sociales tienen normalmente un botón de “denuncia”, añade el jurista.

Los administradores de una web están interesados en actuar contra las infracciones de derechos. Sin embargo, otro asunto es la rapidez con que lo hagan. En caso de que no actúen o se demoren mucho, sí es posible que haya que pedir apoyo legal. (DPA)