Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

El mejor arquero de México ¡es de Saltillo!

 

Las flechas de Ernesto Boardman han conquistado al mundo. El saltillense, platicó su historia en exclusiva a EL HERALDO

POR JOSÉ TORRES ANGUIANO

 El arquero saltillense Ernesto Boardman se ha convertido en uno de los mejores del mundo a sus 24 años de edad. Este 2017 lo inició con el pie derecho, al obtener importantes triunfos en competencias internacionales, y en el nacional de tiro con arco obtener cuatro medallas de oro de cuatro posibles.

En una entrevista y exhibición exclusiva para EL HERALDO, Ernesto dio cátedra de su habilidad y profesionalismo, demostrando el total conocimiento que tiene de su arco y de sus flechas, lo cual le permitió que, durante la exhibición que nos dio,  el total de sus flechas pegaran en el centro del círculo.

Ernesto Boardman quizá no imaginó que recorrería un camino plagado de éxitos, cuando hace 15 años le naciera el gusto por este deporte. Todo inició por un juego, que a la larga se convirtió en su pasión.

Hace 15 años jugaba con uno de sus primos a los arqueros, en un terreno baldío, con un arco de juguete, y como si se tratara de amor a primera vista, Ernesto descubrió que le gustaba ese deporte.

Luego de decirle a su padre que le gustaba la arquería, coincidió que un amigo de la familia practicaba este deporte, y accedió a darle unas clases intensivas a Ernesto, sobre cómo jalar y soltar la flecha, y le indicó a dónde debería ir para formalmente comenzar a entrenar.

La Navidad de entonces le trajo al pequeño Boardman su primer arco, y con este empezó sus entrenamientos en la escuela del Instituto Estatal del Deporte de Coahuila (INEDEC) en la colonia La Aurora, al norte de Saltillo, instruido por el ex arquero olímpico y actual director del Deporte en la entidad, Jorge Chapoy.

Un año después llegó el venezolano Luis Armas a Saltillo, quien formó a Ernesto durante 13 años.

“Con él empecé a subir, a ganar medallas, a dar más resultados, a despuntar a nivel nacional dentro de mi categoría, y con él empecé ganando tres medallas de oro en la Olimpiada Nacional del 2004 en Sonora, las primeras de manera individual”.

Anteriormente, en el 2003, Ernesto ganó su primera medalla de oro, en la modalidad de equipos, en la Olimpiada Nacional de Coahuila.

Boardman fue hilando una carrera exitosa desde entonces, duró alrededor de 6 años en la categoría infantil, pues cada que le tocaría subir de categoría, se extendía la edad en la menor, y tenía que permanecer allí, por eso su papá le decía que era el eterno infantil.

Cuando llegó el año 2010, el arquero saltillense participó en la Olimpiada Nacional en Guadalajara, y calificó para formar parte de la Selección Nacional Juvenil, además ya en la categoría “cadete”, participó en su primera competencia internacional, obteniendo una medalla de oro, una de plata y una de bronce en la Copa Panamericana de Tiro con Arco de Guadalajara.

En 2011, tras los buenos resultados en la Olimpiada Nacional, participó en un torneo en Chipre, en la Copa Junior Europea quedó en el quinto lugar, y en el equipo mixto, con Mariana Avitia, obtuvo el primer sitio, lo que le valió el boleto para el Campeonato del Mundo Juvenil, que se celebró en Polonia en ese mismo año.

“A finales del 2012 califico al proceso olímpico para Londres, me voy a vivir a la Ciudad de México para estar concentrado, nos dijeron ‘quieres proceso, te tienes que venir’, allí iba todavía como  integrante del equipo de Coahuila. No se hizo el equipo olímpico, tuve varios torneos como parte de la Selección Nacional Mayor pero como equipo B, nos llevaron a un Continental y un Panamericano, en el Continental quedamos en segundo por equipos, y como al mes tuvimos el Panamericano en El Salvador, un muy buen torneo para mí, me llevé 6 medallas de oro -5 individuales y una en equipos- estaba muy contento con los resultados, luego fue la Olimpiada Nacional y me lleve 2 de oro y 2 de plata”, dice el atleta saltillense.

En el 2013, como seleccionado nacional juvenil, participó en un torneo en Rumania, obteniendo el quinto lugar individual y el primero en equipos normales, logrando el pase al Campeonato Mundial Juvenil en China, en dónde terminó en quinto lugar en la modalidad de equipos, empatando el record del mundo, que aún sigue vigente.

En el 2014 Ernesto y su padre, también de nombre Ernesto Boardman, quien es su principal asesor, decidieron hacer cambios en actitud, equipo y técnica, lo que hizo que ganara las dos medallas de oro que estaban en juego en el Campeonato Panamericano Universitario.

En este mismo año vino un cambio importante para Ernesto, pues tuvo que tomar la dura decisión de abandonar el equipo representativo de Coahuila y sumarse al de Nuevo León, en busca de mayores apoyos y proyección para su carrera.

“Optamos por cambiarnos de estado, no fue fácil para mí, llevaba toda mi vida representando a Coahuila”, asegura el atleta.

Ya en el equipo  de Nuevo León, Ernesto pasó a formar parte de la Selección Nacional Mayor, en 2015 calificó a los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, en los que ganó la medalla de oro en equipos, una medalla histórica para el país, pues nunca se había logrado ganar, y en la final vencieron al máximo ganador de este galardón, Estados Unidos.

Una semana después de Toronto, el equipo nacional participó en el Campeonato del Mundo en Dinamarca, el primero de este tipo para Ernesto en la categoría Mayor, y que daba plazas para Juegos Olímpicos. Para ser su primera vez en esta categoría, el saltillense tuvo excelentes resultados, pues quedó en el lugar 17 de 500, sin embargo allí no obtuvo el pase a Olimpiadas.

En febrero de 2016, fue el último filtro para sacar a las últimas cuatro personas para Copa del Mundo, y Ernesto logró obtener este pase, y jugando la competencia en Shangai, China, quedó en el cuarto lugar mundial.

De allí siguió el camino al sueño, el de calificar a Juegos Olímpicos, pues dos semanas después de esta competencia, viajó a Colombia, para obtener una de las tres plazas olímpicas, el único inconveniente era que de los tres arqueros que iban por México: Ernesto Boardman, Luis Álvarez y René Serrano, sólo uno podía pasar, pues el candado era que un mismo país no podía llevarse más de un pase.

Tras una competencia perfecta, Ernesto llegó a la final, enfrentando al experimentado arquero, Juan René Serrano, quien lleva ya tres Olimpiadas en las que ha participado.

Y entonces Ernesto Boardman se cubrió de gloria, sus flechas fueron las más atinadas, y logró vencer a Serrano.

“Muy contento por obtener la plaza, pero algo triste porque me tocó tirar contra un compañero de equipo… al momento en que gano la plaza, ya que lo hacen oficial, no festejé por respeto a Serrano, sólo agarré mi gorra e hice las manos para atrás, porque no me la creía”, indica Boardman.

“René es alguien que admiro mucho, lo veía en Beijing y ‘wow’, es alguien que ha impulsado el tiro con arco en México”, agrega.

Con este pase, Ernesto Boardman se convirtió en el único hombre mexicano que califico a las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016 en Tiro con Arco, acompañando a otras tres mujeres en la disciplina.

El saltillense fue eliminado en la primera ronda, ante la sorpresa de muchos, pues estaba considerado como uno de los favoritos para alzarse con una medalla, debido a sus más recientes resultados.

Ahora, en exclusiva con EL HERALDO, platica lo que pasó aquel día.

“Me puse muy nervioso, me temblaban las piernas, en verdad me temblaban las piernas, la presión que se vive allí en la vida lo había vivido, es algo único, estábamos en la línea de tiro y al momento en que volteaba a ver la paca escuchaba a los camarógrafos tomando fotos, y eso me puso de nervios”, confiesa.

Sin embargo, este paso que dio, de llegar a unos Juegos Olímpicos, fue un sueño cumplido.

“Fuera de la mala experiencia de que perdí en la primera ronda, fue un sueño y un objetivo que me puse desde hace mucho y lo cumplí”, dice.

Después de esto Boardman no ha desistido, pues ha seguido entre los mejores del mundo, luego de Río participó en la final de la Copa del Mundo, a donde califican los 8 mejores de la temporada, y quedó en sexto lugar.

“Río me ayudó en la presión y nervios, de allí hice cambios de técnica”, indica el atleta.

Y en este 2017 el año empezó con triunfos, ganando una clasificatoria en un Campeonato Nacional de Indoor, luego en Las Vegas, Nevada, se levantó con el triunfo absoluto; en el nacional ganó las 4 medallas de 4 posibles, y calificó como primer lugar al proceso para el Campeonato del Mundo, que se llevará a cabo en octubre en la Ciudad de México, y en el que seguramente obtendrá excelentes resultados.

 

SU FAMILIA HA SIDO EL PRINCIPAL APOYO

 Boardman hace un espacio durante la entrevista para agradecer a su familia, por todo el apoyo que le han dado a lo largo de tantos años

“Me han preguntado y algo que si tengo que decir es que les estoy muy agradecido a mis papás, siempre me han apoyado, en buenos y malos momentos, no podría estar sin ellos la verdad”, señala.

Confiesa que a lo largo de su carrera ha tenido que hacer muchos sacrificios, pues el camino de un atleta profesional y olímpico no es fácil.

Ernesto dedica actualmente un mínimo de 8 horas diarias de lunes a sábado a entrenamientos.

Antes de clasificar a las Olimpiadas, Ernesto también tuvo que pasar un campamento en Cancún, durante un mes, sin vacaciones decembrinas, sin ver a su familia en Navidad ni en Año Nuevo.

Ríe y dice que ha habido días en los que solamente dice “¡Quiero a mi mamá!”, pues las jornadas son muy duras.

“De chiquito tenía que dejar de ir a fiestas, ahorita ya no es tanto no ir a fiestas, sino no ver a mi familia, el año pasado duré 9 meses en la Ciudad de México y vine 2 o 3 veces a Saltillo, y solamente un fin de semana”, cuenta.

CON LA MIRA EN EL ORO

 Ernesto dice que para él ya empezó el ciclo olímpico para Tokio 2020, con el Campeonato del Mundo de este año, luego los juegos Centroamericanos y después los Panamericanos.

Ernesto toma su arco y pone su flecha, posiciona sus pies y mira fijamente a la paca, en sus ojos se vislumbra el centro, allí donde tiene que clavar esa flecha, su mirada es de concentración total, sabe de lo que es capaz y por eso ya fijó su meta: la medalla de oro en Tokio 2020, y el Himno Nacional sonando fuerte en Japón. (JOSÉ TORRES)