Search
Miércoles 29 Marzo 2017
  • :
  • :

ACONTECER

POR RELATOR

COAHUILAZO

Lo que desde siempre se sospechó, es ahora una certeza. FELIPE CALDERÓN, tal vez en una de esas borracheras que solía ponerse en Los Pinos, tomó la decisión de destruir a RUBÉN MOREIRA, y para lograrlo, implementó el plan que hoy conocemos como el “coahuilazo”

Primero mandó detener a varios funcionarios de Coahuila, entre ellos, Sergio Tobías Salas, ex Primer Comandante de la Policía Ministerial; Everardo Rosales Saucedo, ex coordinador del Cuarto Grupo de Homicidios; Julio Cesar Ruiz Esquivel, ex encargado de la Seguridad de Palacio del Congreso; Enrique Sánchez Zapata, ex Primer Oficial de la policía Operativa del Estado destacamentado en Allende; Juan Fermín Medina Torres, ex Jefe del Grupo de Robos; y Cuauhtémoc González Galindo, ex agente de la Policía Ministerial.

Luego, a los que logró capturar, les ofreció convertirlos en testigos protegidos, a cambio de que firmaran declaraciones juradas en las que señalaban a Rubén, y a otros funcionarios de alto nivel, como responsables de llevar a cabo actividades delictivas y de tener vínculos con el narco. Si no aceptaban la propuesta, les esperaba la cárcel, el decomiso de sus bienes, y una incansable persecución en contra de sus familiares.

LES DESTROZÓ LA VIDA

Ninguno de ellos aceptó. Algunos fueron encarcelados. Otros estuvieron prófugos durante años. A todos les destrozaron la vida, por un capricho del sanguinario Calderón.

Ahora, una vez exonerados, todos piden ser restituidos en su cargo, que se les devuelvan sus bienes, y que se les permita tratar de reconstruir su vida. Nada más justo que eso.

Rubén Moreira les dio la razón, y además, él mismo pudiera pedir a la PGR una investigación en contra de Felipe Calderón, y de todos aquellos que intentaron fabricarle un delito. Sería lo correcto. No se vale que situaciones como ésta, queden impunes. Por lo que hizo, Calderón es un delincuente. Y los delincuentes no deben andar sueltos por la calle.

EL DINERO DE JAVIER

Juntar 180 mil firmas es una tarea titánica. Y nada barata. En promedio, 10 pesos por firma, casi dos millones de pesos. Pero que conste, no estamos diciendo que JAVIER GUERRERO se haya gastado todo ese dinero; sin embargo, tampoco creemos que entre él, su esposa y sus hijas las hayan podido recolectar.

El aspirante a candidato independiente, tuvo entonces que utilizar una estructura de trabajo en todo el estado, y aunque tal vez algunos hayan sido voluntarios, muchos otros seguramente si cobraron por sus servicios.

Pero eso no es todo. Este jueves un periódico estatal le dedicó su portada en sus ediciones de Saltillo, Monclova y Piedras Negras, más una plana a todo color en la contraportada. Y aunque en ningún lado dice que estas publicaciones sean inserciones pagadas, lo cierto es que si lo son, y que le costaron a Javier, por lo menos, un millón de pesos.

Javier está gastando mucho dinero en su campaña. Y todavía no comienza. ¿Quién lo estará financiando?

DIVISIÓN EN EL PAN

Malas noticias para los panistas. Sus principales cabezas, siguen divididas. LUÍS FERNANDO SALAZAR no le perdona su “traición” a RICARDO ANAYA, y aunque dice que si va a apoyar a Memo, en los hechos luce más bien distante y desinteresado de lo que ocurra en Coahuila.

ISIDRO LÓPEZ también está enojado. Ricardo Anaya, también lo engañó, diciéndole que él iba a ser el candidato a la gubernatura; y por si fuera poco, no lo han dejado maniobrar para que la gente de su equipo, Doña Esther, Juan Carlos Guerra, Iván Guerra, entre otros, pudieran convertirse en candidatos a la alcaldía de Saltillo y a las diputaciones locales sin tanto escollo.

GERARDO GARCÍA trae un desgarriate. Su temor a que el próximo alcalde lo meta al bote, lo ha llevado a propiciar una auténtica rebelión en el panismo de Monclova. Sus pleitos con MARIO DÁVILA, a quien incluso ha llegado a insultar públicamente, y el ancestral diferendo que guarda con CÉSAR FLORES, en nada le ayudan a Memo Anaya en sus aspiraciones personales. Tal parece que Gerardo, quisiera que gane el PRI.

JOSÉ ÁNGEL PÉREZ, ya lo sabemos, se bajó del barco y ahora abandera la causa del PT. JESÚS RAMÍREZ, se mantiene exiliado en su mansión, en San Antonio, Texas. CARLOS ORTA no quiere saber nada del proceso en Coahuila. Su prioridad, es el proyecto de MARGARITA ZAVALA.

ERNESTO SARO y ROSENDO VILLARREAL, peleados a muerte con Memo, y sin ganas de reconciliarse. El PAN luce dividido, y así difícilmente, podrá alcanzar la victoria.

paco1533@prodigy.net.mx