Search
Domingo 26 Marzo 2017
  • :
  • :

Polacas en campo de concentración escribieron cartas con orina para evitar censura

FOTO: PIXABAY

 

Varsovia.- Algunas cartas de prisioneras polacas del campo de concentración Ravensbruck de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial escritas para sus familiares con orina como “tinta invisible” fueron entregadas recientemente al Museo de Lublin, en Polonia, informó este miércoles el portal polaco TVN 24.

Las prisioneras fueron sometidas a muchos experimentos inhumanos y estaban plenamente conscientes de que morirían. Debido a que su correspondencia era censurada, usaron sus orines como tinta invisible para que sus familiares se enteraran de información secreta sobre su suerte y su situación dentro del campo.

Las mujeres utilizaron palillos de madera para escribir en la parte interna de los sobres o entre los renglones de la carta “regular”, que estaba escrita a lápiz. Los familiares planchaban las cartas para que los textos secretos se hicieran visibles.

Todo empezó con dos chicas de Lublin, Nina Iwanska y Krystyna Czyz. En una carta dirigida a su hermano, Krystyna recordó a éste un libro que solían leer juntos. En la historia del libro, el protagonista escribió una carta, cuyos primeros renglones incluían información secreta. El hermano de Krystyna entendió el mensaje y pudo leer el mensaje secreto de su hermana. Su familia entregó 27 cartas escritas entre 1943 y 1944 al Museo de Lublin.

Las mujeres en Ravensbruck fueron víctimas de experimentos médicos inhumanos. Las cartas también incluyen información sobre el funcionamiento, trabajo y condenas a muerte en el campo.

Ravensbruck fue un campo de concetración alemán para mujeres localizado en el norte de Alemania. De 1939, cuando fue abierto, hasta 1945, por el campo pasaron entre 130.000 y 132.000 prisioneras, incluidas unas 40.000 polacas y 26.000 judías.  (XINHUA)