Search
domingo 19 noviembre 2017
  • :
  • :

EN EL TINTERO

JESSICA ROSALES 

Sumar y legitimar 

Todavía hace un par de meses, algunos connotados priistas no descartaban a personajes como José María Fraustro Siller y Armando Luna Canales dentro de los posibles candidatos a la Gubernatura de Coahuila por el PRI. Es de todos conocido que latían sus corazones con esta aspiración, aunque de forma superficial.

El anuncio que se hizo el martes –muy noche, por cierto– causó una grata sorpresa para quienes apoyan el proyecto de Miguel Ángel Riquelme Solís.

El líder del Congreso fue invitado por el lagunero a ser su coordinador de campaña, primero en una contienda interna y, de ser favorecido por la militancia, en la jornada constitucional.

Además, Armando Luna será quien cuide a cabalidad el tema legal y estará atento a cualquier detalle que pudiera poner en riesgo la campaña que emprenderá Riquelme Solís.

El lagunero aplicó una buena estrategia. Chema es un hombre inteligente, conciliador, con gran influencia en diversos sectores sociales, empresariales y políticos, y, sin duda, le sumará mucho a la campaña.

Aunque es muy apresurado, no puedo evitar pensar que, de llegar Riquelme al triunfo, Chema se antojaría para ser el secretario de Gobierno y no el alcalde de Piedras Negras, Fernando Purón Johnston, como algunos han especulado; pues este último es de mecha corta, pierde fácilmente la cordura y los metería en serios problemas al estar al frente de una de las áreas más importantes del Gobierno.

No obstante, Chema podría también buscar la Alcaldía de Saltillo, la de 3 años, pues su amplia capacidad le permite eso y más.

Armando Luna Canales también está capacitado para ocupar cualquier secretaría, ya lo ha hecho antes; aunque sería viable que hiciera una pequeña depuración de su equipo, pues no todos cumplen con los estándares que espera el ciudadano. Hay algunos de sus amigos, que presumen su protección y que han demostrado pésima actuación en su encargo. Conste, no hablo de con quienes convive casi a diario, sino otros que presiden puestos y abusan de su poder.

Regresando a la campaña a gobernador, aunque la senadora con licencia Hilda Flores Escalera tiene una gran trayectoria y amplia capacidad para dirigir nuestro estado, al igual que el alcalde con licencia de Torreón, lo cierto es que Miguel Riquelme le lleva amplia ventaja al sumar importantes cuadros a su equipo de campaña.

La frase “Unidos por la causa” que impulsa Hilda parece que no le está resultando, pues nada se sabe de todo el bloque opositor al lagunero que se supone uniría fuerzas para evitar que obtenga la candidatura. Hablamos de Jericó Abramo o Enrique Martínez y Morales; ya sabemos que Javier Guerrero decidió ir tras su propio proyecto.

Es más, hasta Román Alberto Cepeda se dice que negoció una diputación local para uno de los distritos de Torreón.

De cualquier forma, la consulta a las bases que se llevará a cabo para elegir al candidato del PRI dará legitimidad a quien resulte ganador, sea quien sea, para representar al tricolor rumbo a la Gubernatura de Coahuila.

Al llegar el día ya no valen las quejas ni los reclamos. Como dicen los propios políticos cuando se les cuestiona si aspiran a algún cargo de elección popular: “las candidaturas son de circunstancias”.