Search
domingo 22 octubre 2017
  • :
  • :

LA LÓGICA DEL MÉXICO BRONCO

ARMANDO LUNA CANALES

Leyendo el libro “Humillación en las redes” de Jon Ronson, me topé con que el fenómeno de escarnio público que vemos en las redes obedece en buena medida a lo que Gustave Le Bon definió como psicología de masas. Entre los humanos en multitud se forma un alma colectiva, muy diferente al alma individual de cada uno de ellos. El alma de estas multitudes es dominada por una lógica particular inconsciente: la lógica colectiva.

Una persona, al formar parte de una multitud deja de ser él mismo, su personalidad consciente se desvanece en el alma inconsciente de la multitud. Pierde todo espíritu crítico, toda aptitud para razonar y se convierte en un primitivo con sus heroísmos, entusiasmos y violencia. Para Le Bon las características principales de una multitud son la obediencia servil, la intolerancia excesiva, credulidad sin límites, irracional, furores súbitos e irritabilidad.

La multitud es siempre intelectualmente inferior al individuo, pero en el ámbito de los sentimientos puede ser superior o inferior. Pudiendo ser entonces una masa heroica o criminal. Estos días pasados vimos como en todo el país se saquearon algunos establecimientos comerciales. Vemos los testimonios de los detenidos, que cada persona actuó en forma distinta en multitud a como lo hubieran hecho como individuos.

Esta multitud es un ser amorfo incapaz de desear o actuar sin un líder, por lo que llama mucho la atención como se pudo trasladar exitosamente la instigación de las redes sociales hacia acciones concretas. Ya corresponderá a las autoridades castigar a quien entró a robar las tiendas y a quien desde las redes sociales instigó estos delitos. Quien ideó estos actos sabía bien que es mucho más fácil sugestionar a una multitud que a un individuo.

Es un acierto haber actuado de inmediato y con energía contra estos delitos. Ceder una vez ante la multitud, es otorgarle conciencia de su fuerza y condenarse a ceder para siempre.

El reto mayor es encontrar el origen para evitar que se presenten nuevos hechos similares. El alma de la multitud en nuestro país es lo que algunos denominan el México bronco, y hay que tener cuidado porque ya sabemos que existe quien mediante las redes sociales sabe invocarlo.