Search
domingo 24 septiembre 2017
  • :
  • :

Incrementa en época de frío el riesgo de quemaduras y lesiones en pies de personas con diabetes

llevan-servicios-de-salud-a-ejido-cuauhtemoc-3

 

Una simple quemadura o una ampolla son lesiones que pueden agravarse y de no atenderse con oportunidad ser causa de amputación

Durante la temporada de frío, los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), registran un incremento en el ingreso de personas con diabetes que presentan lesiones, fundamentalmente en sus extremidades, por lo que es recomendable evitar la colocación de calefactores y focos cerca de los pies, así como aumentar las precauciones en el uso del agua caliente.

El especialista en cirugía del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, Raúl Castillo Vargas explicó que por la misma enfermedad, aumento de glucosa, se pierde la sensibilidad en la piel, de tal forma que se pueden sufrir quemaduras, ampollas o ulceraciones y no percatarse de ello.

Desafortunadamente, agregó, una lesión aparentemente simple puede agravarse y complicarse al extremo de provocar una amputación.

Algunas recomendaciones básicas para evitar trastornos en la salud de las extremidades, es revisarlas y lubricarlas todos los días, pedir apoyo a algún integrante de la familia para realizar estas acciones y usar calzado adecuado.

También se sugiere, cortar las uñas, humectar las plantas de los pies, secar perfectamente entre los dedos para evitar la formación de llagas y acudir de inmediato con el médico en caso de que se presentara alguna ampolla en la planta o en el dorso, algún signo de infección como hinchazón, enrojecimiento, drenaje de líquido, fiebre o escalofríos.

En lo que respecta a las quemaduras, es importante evitar la colocación de  focos, calefactores o cualquier aparato para generar calor de manera artificial y extremar los cuidados en el baño con agua caliente.

Añadió que cuando la persona padece diabetes pero no hay lesiones en sus extremidades el término que se utiliza es “pie de riesgo”, situación que cambia a “pie diabético” cuando se presente alguna herida, llaga o infección.

El especialista advierte la necesidad de mantener vigilancia cercana en las extremidades inferiores, y cuando se dificulte hacerlo por sí mismo, pedir apoyo a otra persona para mantener un seguimiento continuo que permita ubicar en tiempo posibles trastornos. (EL HERALDO)