Search
lunes 20 noviembre 2017
  • :
  • :

EN EL TINTERO

JESSICA ROSALES 

Tanto peca el que mata a la vaca… 

Reza el refrán: “Tanto peca el que mata a la vaca como el que le agarra la pata”. Ahora que el país está enojado todos culpan al presidente Enrique Peña Nieto de lo que ocurre en México y, aunque es cierto, también es responsabilidad de quienes avalaron e impulsaron las reformas constitucionales que hoy tienen en vilo a los mexicanos, me refiero a nuestros representantes.

Los analistas económicos aseguran que la situación del país y el panorama mundial obligan al Gobierno mexicano a implementar medidas radicales como lo fue el alza en el precio de la gasolina.

Sin embargo, los ciudadanos exigen y merecen explicaciones de aquellos que nos representan, quienes están obligados a asumir la responsabilidad que indudablemente les toca.

Mientras que unos legisladores coahuilenses se “avientan la pelota”, otros se hacen los desentendidos para evitar informar al pueblo de lo que pasó en el país desde 2013, cuando se aprobó la reforma energética.

Y aunque muchos no quieran reconocerlo, la perredista Mary Telma Guajardo tiene razón al señalar a los senadores coahuilenses Luis Fernando Salazar y Silvia Garza del PAN, así como a Hilda Flores y Braulio Fernández del PRI.

Pero no sólo ellos, Fernando de las Fuentes, José Luis Flores Méndez, María de Lourdes Flores, Salomón Juan Marcos Issa y Martha Loera Arámbula del PRI; Guillermo Anaya Llamas, Mario Delgado, Esther Quintana y Marcelo Torres Cofiño del PAN, todos integrantes de la LXII Legislatura, también la avalaron.

Por si fuera poco, para que esta reforma entrara en vigencia, tuvo que ser respaldada por 17 congresos estatales, entre ellos el de Coahuila, liderado entonces por Eliseo Mendoza Berrueto, cuya Legislatura aprobó –en votación unánime– la propuesta federal. Es decir, representantes de todos los colores la respaldaron, Edmundo Gómez del PAN, Samuel Acevedo del PSD, Simón Hiram del Panal y Refugio Sandoval del PVEM.

Los expertos en finanzas señalan que la reforma energética sí derivó en el alza a los combustibles, pues la liberalización de los precios estaba prevista en dicha ley.

Y aunque se contemplaba para 2018, el Gobierno federal propuso adelantarla para 2017 y, ¿adivinen qué?, esta decisión fue avalada por el Congreso de la Unión, incluidos nuestros legisladores coahuilenses.

¿Quiénes de Coahuila aprobaron dicho adelanto, además del Presupuesto de Egresos 2017 que previa el incremento? Todos.

Jericó Abramo Masso, Armando Luna Canales, Flor Rentería, Jorge Dávila Flores, Ana María Boone y Francisco Saracho del PRI; Karla Osuna y César Flores del PAN, y, otra vez, José Refugio Sandoval del PVEM.

Si hay que reconocer en este momento a alguien es a la izquierda, pues los representantes del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, así como apenas cinco panistas, se inconformaron en 2013 con esta propuesta. Uno de ellos –Javier Corral– es hoy gobernador de Chihuahua. Es más, algunos hasta se liaron a trancazos –y es literal– por defender al pueblo, tristemente ninguno de Coahuila.