Search
Miércoles 18 enero 2017
  • :
  • :

Se debe generar conciencia en el núcleo familiar antes de otorgar una mascota como regalo navideño

es-este-domingo-la-feria-de-adopcion-de-mascotas2

 

Los animales no son juguetes, tienen necesidades y se deben cuidar 

Si bien las mascotas ofrecen importantes beneficios en el ámbito familiar, sobre todo para los niños y personas de la tercera edad, antes de comprar una mascota como regalo de Navidad, se debe ser muy consciente en el hecho de que la responsabilidad sobre el cuidado, higiene, salud y alimentación siempre recaerá en los adultos.

Juan Martín de León Montelongo, especialista en pediatría y director del Hospital Rural de IMSS Oportunidades No. 33, explica que los animales de casa no son juguetes, al igual que todos los seres vivos tienen necesidad de cuidado y atención y aunque existen niñas y niños muy maduros y responsables, suponer que un menor de edad podrá hacerse cargo es algo alejado de la realidad.

Antes de adquirir el animalito se deben considerar aspectos como el tamaño y el espacio en casa, necesidades de salud, alimentación, higiene y socialización.

Los perros tienen un promedio de vida de 12 años y los gatos de 16, por esa razón los adultos deben meditar si realmente les será posible integrar a su familia a un miembro más.

A diferencia de los animales los juguetes no sufren, no crean obligaciones, no sienten ni padecen y cuando haya pasado la novedad del momento siempre será posible arrinconarlos en algún lugar de casa, de ahí la importancia de decidir, con plena conciencia, de que será una responsabilidad para el adulto y no esperar que el niño asuma roles que no van acordes a su edad.

Una mascota que no recibe los cuidados adecuados, sobre todo en el tema de la salud y de la higiene puede representar el riesgo de una enfermedad tanto en los integrantes de la familia, como en sus vecinos.

En contraparte, tener un animal doméstico es una gran oportunidad para inculcar a los hijos, a través del ejemplo, valores como la compasión, el cariño y la disciplina de alimentar a un ser viviente todos los días del año, de mantener su espacio limpio y de pasear al animalito.

Medicamente está comprobado que las mascotas favorecen el desarrollo neurológico, pero no hay que perder de vista que siempre serán una responsabilidad. (EL HERALDO)

 

Share Button

Comenta aquí este artículo:

comentarios